Registro  /  Login

Portal de Negocios en Colombia


Colombia retrocedió 10 años en la lucha contra la pobreza

Según el Dane, el problema afecta a 4 de cada 10 colombianos. Exministros de Hacienda invitan al Gobierno a buscar acuerdos políticos para sacar adelante una reforma tributaria de $10 ó $12 billones.

Foto: Unsplash (brian-kyed). Medellín.

Las cifras hablan por sí solas. El año pasado, la pandemia y la peor recesión en la historia del país -con una contracción económica del -6,8% en el PIB- dispararon la pobreza en 6,8 puntos. Hoy, el 42,5% de la población del país tiene un ingreso inferior a $380.000 mensuales, es decir, una suma que no les alcanza para comer, pagar los servicios públicos, vestirse y tener un lugar digno para vivir.

«Sin las ayudas institucionales de 2020 la incidencia de la pobreza monetaria en el país habría sido de 46,1%, es decir hubiéramos pasado de 35,7% a 46,1%», explicó Juan Daniel Oviedo, director del Dane.

“En un año retrocedimos 10 años de avance en la lucha contra la pobreza. Ello explica las fuertes reacciones y protestas a la reforma tributaria”, señaló el ex ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas. “En las 23 capitales departamentales del país, la pobreza aumentó de 17 millones de personas a 21 millones, 1 millón de ellos en Bogotá”.

Además: Paro Nacional y el Congreso desinflan la Reforma Tributaria

“Las cifras son peores a las esperadas. El país no puede perder la oportunidad de ampliar y consolidar el programa Ingreso Solidario y el subsidio a la nómina”, dijo Cárdenas al subrayar que, sin embargo, debe haber unas línea rojas, a saber:

1- Dada la actual coyuntura social y política es inviable modificar el IVA y que más colombianos paguen el impuesto de renta, como lo pretendía el proyecto de reforma tributaria del Gobierno.

2- La reforma sí se necesita pero podría contemplar las siguientes medidas: extensión del impuesto a la riqueza del 2% para los patrimonios superiores a los $15.000 millones y del 1% para aquellos de $5.000 millones.

3- Aumentar el impuesto a los dividendos del 10% al 15%.

4- Postergar la reducción del impuesto de renta corporativo del 33% al 30% hasta que la situación del país mejore.

5- Desmontar la deducción del impuesto de industria y comercio del imporrrenta, o al menos del segundo 50% prevista para 2022.

Con estas medidas la reforma podría recaudar unos $12 billones, a lo cual se sumaría $1 billón más por cuenta de la normalización tributaria, es decir, capitales que no habían sido declarados ante la DIAN.

Cárdenas insistió en un impuesto a las gaseosas y a las bebidas azucaradas ($150 por litro, lo cual podría contribuir al recaudo de $1 billón adicionales).

“Hay quienes dicen que cualquier cosa que se haga en materia tributaria beneficia a la izquierda populista, pero el mejor antídoto es que la economía se recupere de acá al 2022 cuando se den las elecciones. El peor escenario es una economía raquítica. Lo mejor es avanzar en la reactivación, por eso hago un llamado a la sensatez para lograr una reforma que les sirva a los colombianos para evitar una debacle social”, concluyó Cárdenas.

“La mejor garantía para que las familias colombianas voten bien en 2022 es salir rápido de esta crisis. Ofuscarlas con impuestos puede ser tremendamente inoportuno y contraproducente”, explicó Juan Carlos Echeverry, ex ministro de Hacienda.

Aunque con frecuencia se dice que en el país se pagan pocos impuestos, Echeverry, con base en las cifras del FMI, sostiene que los ingresos del Gobierno general (al incluir el Nacional, pagos de seguridad social, los departamentos y municipios) equivalen a casi el 29,4% del PIB, por encima de China (27%), Chile (23%), Latinoamérica (27%), México (23%) y Perú (19%).

“¿Es necesario seguir subiendo la carga fiscal, como lo venimos diciendo los economistas en los últimos 20 ó 30 años?”, se pregunta el ex ministro de Hacienda, cuya tesis es que el Gobierno debe sacar adelante una reforma menos ambiciosa (1% ó 1,5% del PIB).

Según cálculos del exministro, una reforma tan ambiciosa les quitaría a los colombianos la mitad del ingreso disponible para transferírselo al Gobierno, en medio del tercer pico de la pandemia y con la economía en cuidados intensivos.

Le puede interesar: 3 factores para entender las protestas en Colombia y la indignación contra la reforma tributaria

Artículos Relacionados