Registro  /  Login

Portal de Negocios en Colombia


Colombia, con buen viento para cumplir meta de energías limpias a 2030

Con medidas pertinentes y acciones claves, el país avanza en su compromiso de desarrollar una matriz energética basada en renovables; sin embargo, para lograr la meta de 5 gigavatios (GW) hay un reto ineludible: el tiempo.

Publicado: agosto 26, 2021, 4:03 pm

**Por Eduardo Jaramillo, Presidente de GE Colombia

Con medidas pertinentes y acciones claves, el país avanza en su compromiso de desarrollar una matriz energética basada en renovables; sin embargo, para lograr la meta de 5 gigavatios (GW) hay un reto ineludible: el tiempo.

En las últimas semanas, el actual Gobierno definió las regiones asignadas para implementar la transición energética en el país, con lo que Magdalena, Atlántico, Sucre, Córdoba y Bolívar tendrán proyectos de fuentes de energía renovable claves para el futuro, fortaleciendo el compromiso con medidas de fondo para enfrentar el cambio climático.

De acuerdo con el concepto de la Unidad de Planeación Minero-Energética (Upme) y el Ministerio de Minas y Energía de Colombia, estas zonas presentan facilidad de conexión a las líneas del Sistema de Transmisión Nacional (STN) por su alto nivel de radiación y velocidad de los vientos, condiciones óptimas para ambas tecnologías, con el objetivo de que el país logre al 2030 que entre el 15% y 20% de la capacidad instalada de generación de energía basada sea en renovables no-convencionales.

Esta definición de regiones es un anuncio importante en los esfuerzos de Colombia por adelantar acciones frente al cambio climático, y que refleja las medidas planteadas en el documento actualizado oficial de Contribuciones Nacionalmente Determinadas 2020-2030 (NDC, por su sigla en inglés), con el fin de consolidar una matriz energética limpia que use los recursos diversos del país para darle confiabilidad, sostenibilidad y costo competitivo a mediano y largo plazo en su capacidad de generación.

El Gobierno ha establecido así, metas en adaptación y medidas de mitigación que orientarán con esta hoja de ruta, nuevas dinámicas hacia la materialización de acciones y resultados durante los próximos 10 años, con objetivos como la reducción en un 51% de las emisiones de dióxido de carbono.

Sin duda, son buenas noticias para el país y desde GE las celebramos, ya que van en línea con nuestro compromiso local y global, de alcanzar la neutralidad de carbono para 2030. Sin embargo, queda un camino de grandes retos con el tiempo corriendo en contra, como se resalta en el estudio que realizamos desde la empresa: “El crecimiento acelerado de energías renovables y de gas puede cambiar rápidamente la trayectoria del cambio climático”.

En este documento se destaca que ninguna fuente de energía puede funcionar por sí sola como eje para una matriz sostenible; pero, usando varias fuentes energéticas en conjunto, con el gas como plataforma de transición entre las hidro y no convencionales hacia las renovables como eje, y con redes de transmisión inteligentes que soporten los crecimientos de demanda y la mayor penetración de fuentes renovables, pueden lograrse la velocidad y alcance necesarios para obtener los resultados requeridos para Colombia.

Así, para llegar a tiempo con los planes al 2030, de acuerdo con proyecciones de MinMinas, deben definirse las bases regulatorias, facilitar las consultas previas, acelerar el licenciamiento ambiental y ordenar los temas logísticos, capacidad portuaria y vías para los proyectos, de tal forma que sea posible la ejecución sin pausa del Programa Eólico de La Guajira que incluye la línea de transmisión de Colectora I y la construcción de 16 parques con una capacidad de 2.000 megavatios (MW) de renovables para el 2024.

A largo plazo, para dejar resuelto el camino hacia la generación de hasta 5 GW de energía renovable como meta al 2030, es indispensable implementar algunos proyectos de transmisión, como por ejemplo la segunda línea de evacuación de energía eólica en La Guajira. Esta nueva línea (Colectora II) con tecnología HVDC, podría evacuar hasta 3.000 MW hacia el resto del país, lo que apalancaría las inversiones en generación por más de $3,000 millones de dólares.

Hablamos de una tarea contrarreloj porque, si bien el objetivo de llegar a los 1.500 MW de capacidad de energía renovable adicional a la hidroeléctrica para 2023 se supera con los resultados de las subastas de CxC y SCLP de 2019, lo necesario para garantizar el potencial de La Guajira, son medidas y decisiones por parte del Ministerio de Minas y Energía en este 2021, para cumplir con el compromiso hecho para el 2030. Es una meta para Colombia, pero también es un compromiso con el planeta.

Artículos Relacionados