Registro  /  Login

Portal de Negocios en Colombia


‘Bitcoinmanía’ está de vuelta. ¿Cuánto durará la fiesta esta vez?

Aunque algunos de los involucrados en el mundo de las criptomonedas dicen que podría alcanzar los 100.000 dólares, los escépticos temen una burbuja y señalan al Bitcoin de ser una especie de pirámide.

Bitcoin, la criptomoneda más grande y conocida del mundo, tocó un nuevo techo al alcanzar este jueves 7 de enero los  USD 40,650, en una espiral alcista que la ha llevado a duplicar su cotización desde diciembre cuando llegó a  USD 20.000.

La moneda estará en camino a US$50,000 probablemente en el primer trimestre de 2021, dijo a Bloomberg Antoni Trenchev, socio gerente y cofundador de Nexo en Londres, que se anuncia como el mayor prestamista de criptomonedas del mundo.

“Los inversionistas institucionales que regresen a sus escritorios esta semana probablemente aumentarán aún más los precios después de las compras minoristas durante las vacaciones”, agregó.

Según Mike McGlone, estratega de materias primas de Bloomberg Intelligence, la criptomoneda ha sido cada vez más adoptada en las carteras de inversión más globales a medida que los tenedores se expanden más allá de los fanáticos de la tecnología y los especuladores.

Creado en 2.009 por Satoshi Nakamoto, del que no se sabe si es una persona o el seudónimo de un grupo, el bitcoin se sustenta en la tecnología blockchain, “semejante a un gran libro contable, público y distribuido, en el que queda reflejado el histórico de todas las transacciones, en lo que se conoce como cadena de bloques, difícilmente falsificable”, según la Wikipedia.

Pero, dado que fue concebido como una especie de oro virtual, crear nuevos bitcoins no es una labor sencilla, como tampoco lo es extraer el oro de la tierra: para hacerlo hay que resolver problemas matemáticos complejos que requieren tanto un gran poder de cálculo informático como gran cantidad de electricidad para que los computadores funcionen.

Según los expertos, una oferta limitada y el mayor apetito de los inversionistas por el riesgo, en un mundo de tasas de interés que tienden a cero, ha ayudado a impulsar los movimientos alcistas en los últimos días.

No obstante, así como sucedió en el pasado, es probable que el precio vuelva a caer en algún momento si disminuye la demanda por el criptactivo, por lo cual siempre ha sido considerado como un activo especulativo. En 2017 el Bitcoin se cotizaba en menos de USD 1.000 y menos de un año después sobrepasó los USD 19.000 para desplomarse a USD 3.000.

“Puedes comprar acciones de Amazon, Apple o Google y sabes lo que tienes”, dijo Dennis Dick, un operador propietario de Bright Trading LLC, a Reuters. “Con el Bitcoin, en realidad, solo tienes dígitos en una pantalla y realmente esperas que el tipo detrás de ti lo vea como más valioso de lo que acaba de pagar, por lo que es una visión puramente especulativa”, dijo.

Aun así, intrigado por la historia detrás del Bitcoin y por el atractivo que estaba teniendo con los inversores institucionales, Dick puso el 1% de su patrimonio neto en un fondo de Bitcoin hace unas cinco semanas, el cual ha duplicado su valor desde entonces. Hace poco vendió más de la mitad, aprovechando la gran demanda y los precios altos.

Según inversionistas consultados por Reuters, algunos también lo vieron como un refugio seguro durante la pandemia de COVID-19, similar al oro.

«Es muy probable que el activo eventualmente supere los $ 100,000 por moneda», escribió Sergey Nazarov, cofundador de Chainlink, un proyecto global de blockchain, en un correo electrónico. «La gente ha estado perdiendo constantemente la fe en las monedas de su gobierno durante años, y las políticas monetarias resultantes del impacto económico del coronavirus solo han acelerado este declive».

Los defensores de la moneda también han promovido la narrativa de que la moneda podría actuar como un depósito de riqueza en medio de la supuesta impresión desenfrenada de dinero del banco central, incluso cuando la inflación permanece en su mayor parte apagada.

“Bitcoin debería eventualmente subir a alrededor de US$400,000, dijo Scott Minerd, director de inversiones de Guggenheim Investments, a Bloomberg Television en una entrevista el 16 de diciembre.

Según una encuesta reciente realizada en 21 países de la región, el 50% de los latinoamericanos está mucho más interesado en invertir en criptomonedas, tras la pandemia.

Esta investigación adelantada por Sherlock Communications destaca aspectos clave del ecosistema blockchain en la región, incluida una encuesta de Toluna con más de 2,200 personas en Argentina, Brasil, Colombia y México para comprender sus actitudes hacia las criptomonedas.

En el caso de Colombia, un 51% está un poco más interesado en invertir a causa del impacto económico durante 2020, y un 31% mucho más interesado, resaltando que son una alternativa para proteger los bienes de la inflación e inestabilidad (46%) e incluso, para enviar y recibir remesas del exterior (32%) y recibir pagos por trabajos con empresas localizadas en el exterior de manera más sencilla (24%).

Sin embargo, en Colombia las autoridades ya han advertido en el pasado que el Bitcoin no es un activo que tenga equivalencia al peso al no ser reconocido como moneda de curso legal.

Según el Banco de la República, la moneda virtual tampoco es un activo que pueda ser considerado una divisa, de acuerdo con los criterios del FMI, dado que tampoco cuenta con el respaldo de los bancos centrales de otros países y, por lo tanto, no tiene poder liberatorio ilimitado para la extinción de obligaciones.

Por su parte, la Superintendencia Financiera ha señalado que los compradores o vendedores de “monedas virtuales” se exponen a riesgos operativos, principalmente a que las billeteras digitales sean robadas (hackeadas), tal como ya ha ocurrido; y a que las transacciones no autorizadas o incorrectas no puedan ser reversadas.

“Las personas que negocian con “monedas virtuales” no se encuentran amparadas por ningún tipo de garantía privada o estatal, ni sus operaciones son susceptibles de cobertura por parte del seguro de depósito”, señala la entidad de control.

Artículos Relacionados