Registro  /  Login

Portal de Negocios en Colombia


Impacto profundo: La pandemia destruyó 4,9 millones de empleos

Con un récord histórico, el desempleo promedio en Colombia en mayo fue del 21,4%, mientras que en 13 ciudades fue del 24,5%. Dos de cada 10 personas en edad de trabajar no tienen empleo.

Pille-Riin Priske on Unsplash

En el último año, comprendido entre mayo de 2019 y mayo de 2020, se destruyeron 4,9 millones de empleos en Colombia, una triste cifra que tuvo un denominador común: la pandemia y sus consiguientes cuarentenas.

Tal circunstancia de aislamiento social dio al traste con el aparato productivo del país, pues gran parte de él permaneció cerrado incluyendo, industrias, comercio y transporte, entre otros sectores.

En un nuevo reporte del Dane entregado hoy, se reveló que la población activa de Colombia durante mayo de 2020 alcanzó los 17,8 millones de ciudadanos.

Hace un año, en mayo, el país tenía 39 millones de personas aptas para trabajar; de ellas, 22,1 millones estaban empleadas.

Pues bien, la situación hoy cambió drásticamente, pues la población desocupada creció a 4,9 millones de personas, y también bajó la población ocupada: 17,2 millones.

“En mayo de 2020 salieron 4.902.000 personas de la ocupación, lo que corresponde a una reducción de aproximadamente el 22 % de la población ocupada”, dijo el reporte del Dane. “La población inactiva crece en 3.319.000 personas y la pob. desocupada presenta un incremento significativo de +2.083.000.”

https://twitter.com/DANE_Colombia/status/1278013837162266624

Ante esta crítica sitiaicón, el economista Martín Jaramillo expresó que las empresas de menos de 10 personas son las más afectadas en empleo, “las que están en peor posición para aguantar el golpe y, entre otras, las responsables de la mayoría del empleo en Colombia. Mucho cuidado con subestimar el impacto que porque ‘la economía se recupera’”.

SECTORES MÁS IMPACTADOS

Aunque la reducción de puestos de trabajo afectó a todas las regiones, en materia de géneros, las mujeres, las personas con menor nivel de educación, las pymes y los trabajadores informales fueron los más golpeados.

Ante esta realidad, el director del Dane, Juan Daniel Oviedo dijo que «La recuperación favorece –en primer lugar -, a las unidades que tienen mayor fortaleza, mayor capacidad de implementar los protocolos sanitarios y, por supuesto, más caja».

Los sectores más impactados fueron el comercio, específicamente los establecimientos y tiendas especializadas, así como la manufactura de alimentos, la confección y los servicios educativos.

“La reducción de la población ocupada se concentra en 3 ramas de actividad: Comercio y reparación de vehículos, Industria manufacturera y Administración pública. En estas ramas aproximadamente 2.3 millones de personas salieron de la ocupación”, aseguró el organismo estatal en Twitter:

Por ciudades, la cifra de empleos se redujo así: Bogotá en 982.000 personas, Medellín en 315.000, Cali, 360.000; Barranquilla, 143.000 y Bucaramanga, 93.000.

Las capitales con mayor desempleo fueron Neiva, con 32,8%, Ibagué, con 31,7% y Armenia, 30,4 %.

Ante estas circunstancias tan apremiantes que demanda cifras más acotadas al tiempo, el propio director de la entidad estadística, Juan Daniel Oviedo, dijo que revelará cada dos semanas los resultados del mercado laboral, “Esto permitirá hacer un seguimiento más preciso al desempleo como consecuencia de la afectación que ha traído la pandemia”.

HABLAN LOS ANALISTAS

Para Julio Romero, Economista Jefe de Corficolombiana, es claro que «en mayo se desaceleró la destrucción de empleo en #Colombia: 4,9 millones menos de ocupados vs un año atrás, en abril esa cifra fue de 5,4 millones Sin embargo, la tasa de desempleo nacional aumentó a 21,4% y la urbana a 24,5%. En ambos casos el aumento fue mayor que en abril».

Mientras tanto, para el presidente de Anif, Mauricio Santamaría, las cifras de desempleo de mayo tienen cosas buenas y malas. «Entre las buenas, se nota que la apertura paulatina de la economía frenó la caída de la ocupación e hizo también que los inactivos disminuyeran. Es decir, más gente empezó a buscar trabajo. Lo anterior se ve en el ligero aumento de la tasa de ocupación y la caída de los inactivos».

https://twitter.com/MSantamariaS/status/1278030043025940481

Y entre las malas, «la caída de los ocupados entre 2019 y 20 sigue siendo grande (5 millones de personas, menor que los 5.5 de abril). Lo otro malo es que el empleo cae en todos los sectores; además está el hecho que la pérdida de ingreso de los hogares en efecto superó los 10 billones entre abril y mayo, un número demasiado grande. Y lo último malo, es que el incremento del desempleo en todas las ciudades fue sustancial, en Bogotá casi que se duplicó.»

Para el directivo de Anif, estos resultados no dejan duda sobre el hecho que hay que abrir la economía gradualmente y con los protocolos de seguridad. «Volver a la cuarentena generalizada es inviable. Es clave empezar a abrir restaurantes, transporte aéreo y terrestre. El sufrimiento ya ha sido grande», remarcó Santamaría.

En una línea similar se ubica el investigador de Fedesarrollo Jairo Núñez: «A pesar de la apertura de algunos sectores, la recuperación económica es muy lenta y la crisis en los hogares muy grave.»

Por su parte, el exministro Juan Carlos Pinzón finalizó indicando que la situación del país es muy grave. «Cae el ingreso de las familias, afecta la educación, crea pobreza, y más violencia. Un Pacto Nacional para recuperar y crear empleos tiene que ser la prioridad. En esto debemos sumarnos todos», puntualizó.


EN CONTEXTO:

Artículos Relacionados