Registro  /  Login

Portal de Negocios en Colombia


Empresarios en Crecimiento: Estrategia 5 P’S

¿Qué método de planeación podría servirnos hoy en medio de este desconcierto?

Por Carlos A. Dumois

Hace ya más de 30 años que el pensador canadiense Henry Mintzberg describió la Estrategia de Negocios como un asunto preponderantemente creativo e intuitivo. Atacó siempre la idea de que el trabajo estratégico fuese un tema racional y analítico.

Mintzberg fue el primero en hablar en la estrategia de las 5 P’s: Plan, patrón, posición, perspectiva y táctica (ploy). Nosotros hemos tomado algunas de sus ideas y las hemos actualizado para aplicarlas en situaciones caóticas, como las que hoy vivimos.

Nuestra visión de esta estrategia nos sirve para entrever el futuro a construir en nuestro negocio y construir los caminos para acercarnos a él. Es eminentemente un trabajo en equipo que nos ayuda a diseñar nuestra visión en medio de situaciones inciertas.

Proponemos trabajar con nuestros directivos más talentosos y comprometidos en las 5 p’s aterrizadas en tres etapas. Describo primero estas tres etapas y luego las 5 P’s.

Durante la crisis: Mientras nuestros países están cerrados por la pandemia, con un número de contagios que provocan el colapso de nuestros sistemas de salud, se paralizan los movimientos de personas y se procura el distanciamiento social. El resultado inmediato es una recesión económica. Esta es la fase donde hemos de tomar control de la liquidez, bajar los gastos y buscar la estabilización de nuestras finanzas.

El regreso de la crisis: Aún sin saber cómo se comportará el coronavirus, la presión social impulsa a los gobiernos a tomar decisiones de reapertura general, permitiendo que muchos negocios reanuden operaciones, y propiciando que se multipliquen las oportunidades de contacto y de contagio. Esto ocasiona que ocurran rebrotes que si no se controlan se convierten en segundas y terceras olas de propagación de la pandemia.

Durante este período de regreso, que puede prolongarse por meses o años, empiezan a perfilarse cambios en el comportamiento de comunidades y compradores que pueden convertirse en oportunidades para unos y en amenazas para otros.

La nueva normalidad: Después que todo esto se haya asentado, cuando la estabilidad vuelva, si acaso, el mundo ya no será igual. Viviremos, consumiremos, viajaremos, nos reuniremos de otra manera. Habrá cambios evidentes en aeropuertos, hoteles, estadios, comercios, restaurantes, etc. Otros cambios no serán tan obvios y los tendremos que descubrir. La mayoría de las industrias serán trastocadas. Nos toca imaginarnos el impacto que tendrá la nuestra a lo largo de toda la cadena de valor.

En las tres etapas nos corresponde orientarnos a lo que podemos controlar, a lo que está a nuestro alcance, sin tratar de volver a lo que ya se fue. Para esto hemos de visualizar el futuro, perseguir las oportunidades que podamos atender con privilegio, y movernos con agilidad en procesos continuos de exploración y validación de nuevas fórmulas de producto y de negocio.

Nuestras decisiones se hilarán en una cadena coherente de cajones que conforman las 5 P’s, que son las siguientes:

Propósito: En este cajón definimos a dónde queremos llegar, qué deseamos lograr, cuáles son los objetivos o posiciones a conquistar. En esta sección nos dedicamos a identificar oportunidades y a validar nuestra forma diferente de aprovecharlas.

Proyectos: Aquí desglosamos los objetivos en programas asignables a personas o equipos de trabajo para que los saquen adelante, validándolos y adecuándolos hasta probar su valía o hasta desecharlos por considerarlos inviables.

Personas: En esta parte definimos quiénes se harán cargo de los proyectos y cómo los vamos a integrar y alinear para que hagan su tarea.

Planes: Estas son las previsiones de las acciones específicas que habrá que poner en marcha en cada proyecto, determinando la secuencia de actividades y los mecanismos de seguimiento y monitoreo para asegurar su cumplimiento.

Participar: Finalmente en este cajón se prevé a quiénes debemos enterar, informándoles adecuada y oportunamente de lo que les corresponda saber. Puede tratarse de colaboradores, proveedores, aliados, clientes y otros.

Esta metodología nos ha ayudado a que muchos equipos empresarios desarrollen una estrategia para buscar caminos de prosperidad en medio de este escollo. Como Mintzberg afirmó, es un asunto de creatividad e intuición.

Presidente y Socio Fundador de CEDEM
* “Dueñez®” es una marca registrada

Artículos Relacionados