Registro  /  Login

Portal de Negocios en Colombia


Reforma tributaria no impactaría crecimiento económico en el corto plazo, pero sí diezmaría la confianza empresarial

La falta de estímulos al empresariado colombiano, a la par de las nuevas tributaciones, disminuiría la confianza del sector privado en la nueva reforma, no obstante, se estima que la economía crezca al 7 % en 2022. La reforma no estimularía el desarrollo en materia empresarial, que es donde se genera el crecimiento económico.

Publicado: agosto 12, 2022, 11:46 pm

Ante la presentación del proyecto de reforma tributaria para el 2022, por parte del gobierno del presidente Gustavo Petro, son varias las discusiones que se darán en las diferentes comisiones del Senado hasta la redacción de un texto definitivo, que se espera esté listo para final de este año. Entre tanto, analistas de Sectorial.co comparten su punto de vista frente a los impactos que tendrá para la economía nacional, así como para la dinámica y el crecimiento de los sectores del país.

Alejandro Escobar, gerente estratégico de esta firma de inteligencia sectorial, advierte que “la mirada la tenemos puesta en los efectos que pueda tener la evolución de la calificación crediticia del país. Si se aprueba esta reforma y Colombia sigue creciendo económicamente es probable que logremos recuperar grado de inversión a la vuelta de un año y medio. De esta manera, entrarán más dólares a nuestra economía, se promoverá el desarrollo de la inversión, la tasa de cambio se disminuirá y, a su vez, la inflación caerá, lo que nos brindaría un mejor panorama de la dinámica económica”.

Sin embargo, el experto plantea algunas dudas, como que la reforma presentada no es estructural en la medida que no está garantizando que el país crezca. Como explica, “se había mencionado desde la candidatura de Gustavo Petro que se iba a promover un mayor desarrollo empresarial de la micro, pequeña y mediana empresa, pero la reforma no toca nada de eso, no presenta estímulos fiscales para promocionar el desarrollo y la creación de nuevas empresas en esos segmentos”.

Así mismo, se había anunciado que la reforma tributaria iba a apuntarle a la equidad entre los contribuyentes, pero si bien el impuesto a las personas de mayor ingreso se incrementó, faltó disminuir el impuesto a la renta de las empresas, el cual se mantendrá en el 35 %. Contrario a esto se proponen impuestos sectoriales, en específico, para las exportaciones de petróleo, gas y carbón.

“Esto nos genera interrogantes de una pronta recuperación del grado de inversión por las capacidades que tendría el país de crecer al desestimular sectores relevantes en materia de atracción al frente de inversión”, complementa Escobar.

Es por esto que asegura que, si bien la reforma tributaria no impactaría el crecimiento económico en el corto plazo, sí diezmaría la confianza empresarial. Así lo estima mediante el Índice de Confianza Sectorial, un instrumento de análisis que les permite identificar lo que esperan los empresarios actualmente.

De acuerdo con el analista, sin reforma tributaria este índice se ubicó en los 55 puntos para mediados de 2022, lo que indica un nivel medio y expresa cómo los sectores ven como una amenaza latente la recesión mundial, que tendría efectos en la capacidad del país para exportar y traer productos del exterior. Sumado a esto está el fenómeno inflacionario que hace que para el consumidor sea más costoso adquirir los bienes y que para las empresas se incrementen los costos de producción y comercialización.

“El ajuste en la confianza venía marcado por esos dos elementos, ahora hay que incluirle un tercer ingrediente que será el impacto en la reforma tributaria a las empresas. Como he mencionado, la reforma no estimula el desarrollo en materia empresarial, que es donde se genera el crecimiento, fuera de que no lo estimula está creando nuevos impuestos sectoriales. Ahí es cuando vemos que la confianza podría generar un descenso, y cuando por parte del empresario hay desconfianza las capacidades de crecimiento del país van a estar afectadas”, afirma el Gerente Estratégico de Sectorial.co.

Respecto al crecimiento económico del país, los analistas estiman que la economía va a crecer a una tasa del 7 % en 2022 y consideran que será fundamental el protagonismo desde los gremios que representan las empresas en los diferentes sectores, para poder mostrarle al gobierno que faltaron elementos de estímulo al sector productivo.

“Nosotros estimamos para 2023 crecimiento del 4,5 %. Si bajo ese escenario, se complementa hacer un buen recaudo en materia tributaria y una política amable con la inversión, se generarán los tres factores para que Colombia recupere el grado de inversión. Al hacerlo, seríamos capaces de que la tasa de cambio de 4.300 pase los 3.700 pesos, y eso combate en gran parte los efectos asociados en materia inflacionaria”, asegura Escobar.

Colombia presenta actualmente un déficit fiscal importante. El país llegó a su pico en 2021, con 101 billones de pesos, que representan el 8,6 % del PIB de ese año. Si bien se logró un buen crecimiento económico, esto venía precedido de las mayores necesidades de gasto que se irrigaron en la economía de los mercados por el fenómeno de pandemia. Adicionalmente, en 2021, pasó una reforma tributaria con montos muchos menores a los que se necesitaban.

“Si la reforma tributaria no estimula el crecimiento económico, no va a generar efectos favorables en los diferentes programas sociales, pues a partir del crecimiento económico es que se dan los ingresos de las personas y las empresas, y de ahí es que se genera el recaudo”, agrega Escobar.

En su opinión, Colombia hoy está en una buena posición de crecimiento económico, y asegura que el trasfondo de una reforma tributaria no es solamente generar un mayor recaudo para financiar el gasto del Estado, sino también que sus efectos directos en el resto de la economía sean favorables, en su capacidad de crecimiento, comportamiento de tasa de cambio y en materia inflacionaria.

Artículos Relacionados