Registro  /  Login

Portal de Negocios en Colombia


El mercado inmobiliario corporativo se reactiva después del periodo de elecciones, pero ¿qué pasará por el precio del dólar?

La volatilidad del dólar y la velocidad con la que se mueve no es la misma con la que se hacen los negocios inmobiliarios, esto se traduce en que -por lo general- no tiene una incidencia en las transacciones inmobiliarias dando tranquilidad al sector, aclarando, que en la fase de construcción de los proyectos sí puede tener incidencia.

el barrio Nicolás de Federmán se situó como el sector residencial con mayor valorización en la ciudad alcanzando un porcentaje del 11,98%.

Publicado: septiembre 15, 2022, 10:40 pm

Muchos sectores económicos frenaron la toma de decisiones importantes en los meses previos a las elecciones presidenciales, por motivos de incertidumbre, el mercado inmobiliario fue uno de ellos, afortunadamente, hoy el panorama es positivo e -incluso- hay un buen ambiente para que se hagan inversiones teniendo en cuenta algunas sugerencias de los expertos.

Juliana Vásquez, Consultora Senior de Inversión En Colliers Colombia, explicó que el panorama actual de los servicios inmobiliarios en Colombia muestra un dinamismo importante, a pesar de que en los meses anteriores pasó por un intervalo de “calma” por las elecciones.

Ahora, una pregunta muy sonada en la actualidad es qué tanto afecta el aumento del dólar. En ese aspecto, Vásquez, argumentó que “la velocidad con la que se mueve el dólar no es la misma con la que se hacen los negocios inmobiliarios, por lo cual no debería haber una incidencia para este tipo de transacciones inmobiliarias. La variación presentada hasta la fecha, aún no ha generado un impacto en detener la actividad del mercado. A pesar de esto, sí es evidente que el mercado inmobiliario y ambiente de negocios es susceptible a las políticas y reformas que pueda tomar el Gobierno”.

Para complementar, se debe tener en cuenta que la devaluación del peso lleva a más inflación en productos importados que generan un incremento en sus precios, en ese orden de ideas, impacta los costos de insumos de construcción, precios que se trasladan al valor final del inversionista comprador.

Desde la perspectiva de inversión, hay que señalar que puede ser muy atractivo invertir en infraestructura inmobiliaria ya terminada, ya que si la liquidez de un inversionista o de un usuario viene del dólar va a tener más en pesos para pagar y eso conlleva a que se perciba un activo más económico, tanto en arriendo como en venta. Lo contrario pasa si la deuda del activo inmobiliario está en dólares, ahí se traslada a un plano negativo porque va a necesitar más pesos para pagar los mismos dólares.

En esa mirada, para el inversionista internacional es muy atractivo, siempre y cuando exista un ambiente macroeconómico y de estabilidad del país, pero si es un residente local no habría incidencia alguna en el mercado.

Al momento de invertir recomiendan:

  • Pensar que es una inversión a largo plazo.
  • Analizar el perfil del inquilino, la ubicación del activo, los términos del contrato de arrendamiento y considerar que hay un riesgo de vacancia en caso que el inmueble quede desocupado.
  • Examinar los niveles de arriendo vigentes del mercado, por si se presenta un cambio de inquilino no se impacte el ingreso potencial de manera negativa (si el valor del arriendo está por encima de mercado).

“Muchos interesados preguntan sobre el momento adecuado para invertir; eso depende de cómo se está comportando el mercado inmobiliario por cada segmento (retail, industria u oficinas, entre otros), ya que pueden existir distintas oportunidades en diferentes momentos, y según el ciclo inmobiliario en el que se encuentre cada uno. Por ejemplo, en el segmento industrial -actualmente- hay grandes oportunidades por la dinámica del sector logístico en el país. De igual manera, se debe tener en cuenta el contexto macroeconómico y político y su posible incidencia en los segmentos”, aclaró Vásquez.

Es posible que hoy los inversionistas estén precavidos, pero esto no está directamente relacionado con la volatilidad del dólar, sino con el contexto macroeconómico en general, en otras palabras, asuntos como la subida de las tasas de inversión a nivel internacional y la reforma tributaria.

Para concluir, con una perspectiva positiva, es que el sector inmobiliario en periodos inflacionarios (tenemos un contexto macro de presión inflacionaria) la inversión está “protegida” de alguna manera, ya que el mercado inmobiliario está cubierto, naturalmente, contra la inflación, debido a que los activos están indexados a la misma y la valorización del activo igualmente. De esta manera no se pierde poder adquisitivo en el tiempo. No obstante, para quien desee invertir en este momento, le saldría más costoso.

Artículos Relacionados