Registro  /  Login

Portal de Negocios en Colombia


¿Cuántas armas de fuego hay en Colombia?

En 2019, se usaron armas de fuego en más del 70% de los homicidios registrados en el país y entre el 10% y el 20% de delitos como amenazas y hurto.

ARCHIVO - Esta foto de archivo del 19 de enero del 2016 muestra armas en una exposición de armas en Las Vegas. (AP Foto/John Locher, Archivo)

De acuerdo con el último informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) sobre crimen y violencia, América Latina y el Caribe continúa siendo la región más violenta del planeta, como lo ha sido en los últimos 20 años.

De los homicidios registrados, el 75% estuvieron relacionados con armas de fuego, una cifra que -según reseño la Fundación Ideas para la Paz (FIP)- es superior al 50% del promedio mundial.

Precisamente, Colombia ha contribuido considerablemente a esta tendencia; según un informe publicado por la FIP en los últimos días, durante los últimos 23 años el país se ha mantenido como uno de los países con mayores registros de homicidios en Latinoamérica y el Caribe. “De acuerdo con las cifras disponibles, entre el 70% y el 80% de ellos se han realizado empleando armas de fuego”, señala la FIP.

En el informe se detalla que, Colombia tiene una de las tasas más altas de homicidios con armas de fuego en la región (18 por cada 100.000 habitantes en 2019), un índice mayor que Estados Unidos o México.

Y es que, de acuerdo con cifras publicadas por la Policía Nacional, entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2019 se cometieron 9.131 homicidios con armas de fuego (el 73% de los casos totales registrados).

 

Mercado legal vs. ilegal

En su estudio, la Fundación Ideas para la Paz sostiene que la cantidad de armas en manos de los colombianos (legales e ilegales) es prácticamente igual que hace 24 años: 9.497 armas por cada 100.000 habitantes en 1994, versus las 10.091 registradas en 2017.

No obstante, lo que realmente ha cambiado en 26 años ha sido la composición del mercado, “que ahora es mayoritariamente ilegal”, afirma la FIP.

También, el informe discrimina entre aquellas conductas violentas con dolo con las que no. Por ejemplo, se menciona que la participación de armas de fuego en la muerte de civiles por causas como el suicidio también es bastante alta.

“Aunque la participación de las armas de fuego en los hurtos no es tan elevada como en el caso de los homicidios (en promedio el 20% de los hurtos a personas entre 2010 y 2018 se cometieron con armas), la cantidad de casos ha venido en aumento”, informó la FIP.

De esta forma, mientas que en 2010 se registraron 14.593 hurtos empleando armas de fuego, el 2019 cerró con 45.042 casos.

 

¿Derecho a la defensa personal?

Hoy por hoy, el argumento que esgrimen quienes justifican el uso de armas de fuego para la defensa personal es la ineficiencia del sistema investigativo y judicial para actuar frente a quienes ejercen violencia en el país.

Sin embargo, aunque la FIP reconoce que el comercio de armas y su uso no se distancia de cualquier actividad económica (compuesta por un mercado que fluctúa, con oferentes, demandantes y procesos de comercialización local e internacional), “urge revisar la regulación y los mecanismos de control. Cuando no hay claridad en lo uno y lo otro, se abre la ventana a que el mercado legal alimente el mercado y su uso ilegal”, insta la entidad.

Artículos Relacionados