Registro  /  Login

Portal de Negocios en Colombia


¿Le gustaría poder retirar el 10% de su ahorro pensional para enfrentar la pandemia?

Colombia podría seguir el mismo camino de Chile y Perú, donde los Congresos aprobaron una Ley que permite realizar un retiro parcial del ahorro pensional para superar la crisis del Covid -19.

@Colpensiones

“El proyecto busca un retiro parcial ante la crisis del COVID-19, que aplicaría única y exclusivamente para unos 8,6 millones de afiliados que aparecen como inactivos en los fondos de pensiones privados, que son generalmente personas desempleadas o independientes”, declaró a los medios Harry González, representante a la Cámara por el Partido Liberal.

En Colombia, las cuatro Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) administran $273 billones de más de 17 millones de afiliados, de los cuales solo el 50% es cotizante activo en la actualidad.

El proyecto, que no cuenta con el aval del Gobierno, fue criticado por el gremio de las AFP, Asofondos.

Lea también: Corte Constitucional tumbó reducción de aportes a pensiones del 16% al 3%

“Eso implica destruir ahorro de largo plazo, inversiones que ya estaban hechas para que la persona lo consuma en un periodo muy corto y eso en temas macroeconómicos tiene un impacto monumental, que es algo que simplemente nos pone en una situación peor a la que estábamos inicialmente”, explicó Jorge Llano, vicepresidente técnico de Asofondos, en declaraciones a Caracol Televisión.

El ahorro que administran las AFP está invertido principalmente en deuda pública interna y en acciones en la Bolsa de Valores de Colombia, así como en bonos privados.

Entre el 30 de marzo y el 10 de julio 270.643 trabajadores colombianos retiraron $230,945 millones de sus cesantías, por la disminución de sus ingresos mensuales, lo que equivale al 9.2% de los retiros totales.

En Chile, el Congreso aprobó recientemente una Ley que permite el retiro de hasta el 10% de los ahorros previsionales que administran las aseguradoras privadas de pensiones o AFP.

Según BBC Mundo, se trata de la primera vez que se permite sacar parte de los fondos administrados por las aseguradoras privadas, creadas bajo el régimen del general Augusto Pinochet y consideradas uno de los «pilares» del modelo económico chileno.

“La llamada ‘ley del 10%’ se aprobó en el Congreso en un trámite de 15 días, en medio del aumento del desempleo y la contracción económica causada en Chile por la pandemia”.

Una vez aprobada, el presidente Sebastián Piñera podría haber vetado la ley, pero decidió en cambio promulgarla en una breve ceremonia.

Exceptuando las Fuerzas Armadas, que nunca se incorporaron al sistema, todos los que tienen un contrato en Chile deben destinar el 10% de su salario a las AFP, que administran el dinero invirtiéndolo en distintos instrumentos financieros.

Las jubilaciones dependen así de los vaivenes económicos, y del salario y años de contrato que sume cada persona en forma individual.

Aunque cuenta con un pilar solidario, el sistema genera pensiones más bajas en promedio para las mujeres y, en general, deja desprotegidos a trabajadores independientes e informales.

Las AFP manejan unos US$200.000 millones, equivalentes al 75% del PIB chileno, explicó Fernando Larraín, representante de las aseguradoras.

Si los más de 11 millones de cotizantes retiran de sus ahorros el máximo que les permite la ley y en dos cuotas, como se contempla, las compañías deberían hacer más de 20 millones de transacciones equivalentes a unos US$20.000 millones de dólares en las próximas semanas.

«En Chile nunca se ha realizado esa cantidad de transacciones en ese período de tiempo. Otros países en los que se autorizó el retiro no tenían tanta plata acumulada en fondos», dice.

«En el caso de Perú se autorizó retirar más del 10%, pero el fondo total era mucho menor. En Australia se permitieron los retiros con restricciones. Pero en Chile es universal. Es mucha plata», resume Larraín.

Artículos Relacionados