Registro  /  Login

Portal de Negocios en Colombia


Gobierno pondrá restricciones a la venta de licor en algunas ciudades

En Bogotá, la alcaldesa Claudia López anunció que no venderán bebidas alcohólicas en ningún establecimiento comercial entre las 10 de la noche y las 10 de la mañana.

Foto: Kelly Lacy en Pexels

Debido al aumento de los casos de Covid-19 en el país, el Gobierno Nacional a través del Ministerio de Salud e Interior ordenó restringir la venta de licor en los territorios que tengan menos del 30 % de disponibilidad de camas UCI. Por lo tanto, los establecimientos solo podrán vender bebidas alcohólicas hasta las 10:00 p.m.

De acuerdo con la circular, los lugares que deberán cumplir con esta medida por el porcentaje de disponibilidad de las camas son: Norte de Santander (7 %), Valle del Cauca (23 %), Antioquia (19 %), Quindío (26 %), Bogotá (28 %), Risaralda (30 %), Tolima (31 %), Caldas (37 %), Nariño (38 %), Santander (40 %), Casanare (43 %), Bolívar (45 %) y Cauca (45 %).

Sin embargo, las carteras aseguraron que es necesario verificar diariamente la disponibilidad de las UCI en la página del Ministerio de Salud. “En los municipios en donde la curva epidemiológica vaya en ascenso y sus autoridades locales consideren que deben reducir dicho horario, deberán solicitar autorización previa al Ministerio del Interior, tal como está contemplado en el decreto 1168 de 2020, ampliado por el decreto 1550 de 2020”, agregaron.

Advirtieron, además, que los establecimientos que no cumplan con los protocolos de bioseguridad, como el aforo máximo del 35 %, establecidos como parte de las pruebas piloto se les suspenderá los permisos para funcionar.

“En ningún caso se contemplan pistas de baile y restringir claramente cualquier acción que rompa el componente de distanciamiento social”, señalaron.

El Ministerio de Salud también señaló que el alto consumo de bebidas alcohólicas tiene una afectación en la salud. Asimismo, las personas que se encuentran en estado de embriaguez pueden terminar en conductas violentas o en actividades ilícitas, lo que compromete la seguridad y sana convivencia en la comunidad. De esta manera, el consumo de bebidas alcohólicas es uno de los principales factores de riesgo para la salud de la población en todo el mundo y tiene repercusión directa en el cumplimiento de las metas del Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS), entre ellas, las de la salud materno-infantil, las enfermedades no transmisibles y las enfermedades trasmisibles.

Situación en Colombia

En Colombia, en el año 2019 el DANE realizó la Encuesta Nacional de Consumo de Sustancias Psicoactivas, con respecto al consumo de alcohol o bebidas alcohólicas. El 84 % de las personas entre los 12 y 65 años informaron haber consumido licor alguna vez en su vida, 54.5 % consumieron el último año y el 30.1 % en el último mes. Los departamentos de Boyacá y Risaralda registran las prevalencias más altas.

Por otra parte, se estima que en el país existen 1.461.000 personas con consumo de riesgo de alcohol y 995.000 personas con patrones de dependencia, los cuales se benefician de recibir intervenciones de prevención y tratamiento. Sin embargo, solo 348.000 personas afirmaron que en los últimos 12 meses sintieron la necesidad de recibir ayuda para dejar de consumir alguna sustancia psicoactiva. Finalmente, por primera vez se logró identificar que alrededor de 578.000 mujeres de 12 a 65 años informaron haber consumido alguna sustancia psicoactiva durante el embarazo.

En el uso actual de bebidas alcohólicas se encuentran 1.200.622 estudiantes, con un significativo mayor uso entre las mujeres respecto de los hombres, 37,9 % y 36,1%, respectivamente; 6,9 % de las mujeres de 12 a 65 años que han estado embarazadas alguna vez en su vida o en el embarazo actual informaron haber consumido alguna sustancia psicoactiva y 411.000 informaron haber consumido alcohol durante ese periodo.

Recomendaciones

Evite propiciar que niños, niñas, jóvenes y adolescentes sean quienes se encarguen de adquirir las bebidas alcohólicas o de servirlas cuando se encuentre en familia, esto envía un mensaje de aprobación y normalidad sobre el consumo de esta sustancia, que no es el adecuado.

Evite ingerir bebidas alcohólicas como estrategia para afrontar el estrés, es una medida desacertada; se sabe que pueden aumentan los síntomas de ansiedad y angustia, depresión y otros trastornos mentales, además aumenta el riesgo de violencia doméstica e intrafamiliar.

Genere prácticas de disfrute de las diferentes actividades familiares, que no dependan del consumo de bebidas alcohólicas busque alternativas como cocteles a base de frutas y otras preparaciones que no requieran de esta sustancia.

Si está embarazada o planea estarlo, no debe ingerir ningún tipo de bebidas alcohólicas, ya que la exposición a alcohol durante la gestación puede afectar al desarrollo del bebé, con posibles consecuencias como malformaciones y alteraciones físicas y a nivel del neurodesarrollo. Por lo tanto; consumir cualquier cantidad de alcohol durante el embarazo presenta estos riesgos.

No administre ni promueva el consumo de bebidas alcohólicas a menores de edad. El consumo a edades tempranas tiene mayor riesgo convertirse en consumo problemático y de complicaciones e incluso de presentar convulsiones. Recuerde que la venta de esta sustancia a menores de 18 años está prohibida. (Ley 124 de 1994).

No conduzca después de haber ingerido bebidas alcohólicas, por mínima que sea la cantidad, el alcohol se asocia a alta accidentalidad vial y comportamientos de riesgo, así mismo aumenta el riesgo de muerte y traumatismos causados por accidente de tránsito, así como por ahogamiento y caídas.

Evite conducir o subirse a un vehículo que este siendo conducido por una persona que este bajo el efecto de una bebida alcohólica, esto aumenta el riesgo de accidentes y desenlaces fatales.

No reenvase alcoholes ni solventes en recipientes sin rotular y que sean llamativos y nunca los deje al alcance de los niños.

Busque ayuda a través de la comunidad o líneas locales ante la presencia de hechos de violencia en el hogar por motivos de consumo de sustancias psicoactivas o por cualquier otro motivo. El alcohol puede ser un factor de riesgo o activador de conductas violentas en personas de por sí agresoras.

Es importante reconocer la oferta de servicios de salud en caso de requerir atención, incluidas las líneas de ayuda en cualquier situación de violencia: Línea de Orientación a mujeres 155 / 018000 112137 – Violencia Intrafamiliar 122 / 018000 919748 – ICBF 141, Línea 192 opción 4 o las líneas de atención en salud mental y consumo de sustancias psicoactivas que existan en los departamentos.

No mezcle diferentes tipos de bebidas alcohólicas, ni bebidas alcohólicas con otras sustancias psicoactivas, esto genera efectos tóxicos de las mismas sobre el cuerpo y por ende las consecuencias negativas.

Si la persona va a consumir, evite que el consumo episódico excesivo (más de 5 tragos en un día) y en periodos de tiempo corto (menos de 2 horas), así mismo recuerde hidratarse y alimentarse mientras esté consumiendo alcohol.

 

 

Artículos Relacionados