Registro  /  Login

Portal de Negocios en Colombia


Estudio revela cambio de actitud hacia los servicios financieros entre las diferentes generaciones, antes, durante y después de la pandemia en Colombia

Expertos en consultoría y servicio TI en Colombia analizaron el comportamiento de 24 colombianos de tres grupos diferentes de edad: adolescentes (de 13 a 17 años), adultos jóvenes (de 18 a 29 años) y adultos (de 30 a 45 años) con el fin de entender las prioridades y necesidades financieras únicas de cada generación.

El comercio electrónico en Colombia gana cada vez más adeptos

Publicado: septiembre 16, 2022, 11:22 am

Los expertos en consultoría y servicios TI de Pragma han publicado un nuevo estudio que revela las diferentes actitudes y prioridades entre tres generaciones más de consumidores en Colombia. Centrándose en datos cualitativos y cuantitativos, Pragma ha mostrado cómo el comportamiento y las necesidades de cada generación han cambiado rápidamente en relación con los servicios financieros durante un tiempo relativamente corto y marcado por la pandemia.

“Lo que hemos descubierto, al escuchar a este grupo diverso de personas, nos ha permitido obtener algunas ideas útiles sobre cómo los bancos pueden ganarse a cada grupo demográfico único de la población de jóvenes adultos en Colombia”, señala Darío Reyes Reina, líder de Investigación de Usuario.

Al dividir sus investigaciones en cuatro categorías – “relación con las entidades financieras”, “comunicación”, “uso de productos y canales” y “temores sobre el uso de los servicios financieros”-  ha registrado la evolución de las actitudes a lo largo del tiempo.

Por ejemplo, entre los adolescentes,  informa cómo ha evolucionado su relación con las entidades financieras. Antes de la pandemia, el uso de los servicios financieros por parte de los adolescentes “era casi nulo”, con una relación esporádica basada principalmente en experiencias de segunda mano, a menudo a través de sus padres. Durante la pandemia, Pragma señala que “muchos adolescentes tuvieron su primera experiencia con la gestión financiera” y que ya no esperaron a tener “la edad adulta para involucrarse con este sistema”.

Mirando hacia las relaciones con las entidades financieras después de la pandemia, el estudio  revela que muchos adolescentes, inspirados en el uso de videojuegos y otras plataformas virtuales, quieren que aumente el uso cotidiano de monedas virtuales, facilitando, por ejemplo, “las transacciones persona a persona sin la intervención de terceros”.

Pragma también ha incluido citas interesantes de los entrevistados, así como ideas sobre cómo los bancos y otras instituciones financieras ya están respondiendo a estos deseos de las generaciones más jóvenes.

De acuerdo con la data obtenida, ¿cómo se puede conquistar a los consumidores colombianos más jóvenes? Primero, “desarrollar entidades de confianza”, esto significa proporcionar información clara, directa y cercana para que se involucren más con las entidades financieras. Segundo, “inclusión gradual sin ataduras”, es decir, considerar cómo comunicarse directamente a través de sus canales preferidos: piensa en TikTok y WhatsApp en lugar de Facebook y YouTube, así como desarrollar productos financieros que atiendan sus necesidades particulares. Y, por último, “la independencia es lo primero”, permitiendo a la generación más joven de consumidores construir una relación más horizontal con los bancos, de tal forma que la fidelidad a una marca sea el resultado de la confianza y buen servicio, y no por el cumplimiento de un contrato.

“Esperamos que nuestro estudio permita a los bancos ver a sus clientes de una manera personalizada y menos genérica. Un cliente de 31 años tendrá una experiencia muy diferente de los servicios financieros en los últimos tres años que alguien de 23 o incluso de 16 años”, añade Juliana González Gallego, Design and Experience Consultant.

“Los adultos jóvenes (de 18 a 29 años) estuvieron significativamente peor durante la pandemia, experimentando tasas de desempleo del 39,2% en 2020. Así que, para esta generación, hemos aconsejado a los bancos que se replanteen sus evaluaciones crediticias, ya que si usan los mismos estándares que aplican en otros segmentos van a crear barreras para acceder a préstamos y otros servicios. En los adultos (de 30 a 45 años) el escenario es diferente, están significativamente más “bancarizados”, ya que el 88% posee un producto bancario y el 49% tiene una cuenta de ahorro. Sin embargo, están más familiarizados con la atención tradicional, tienen un mayor recelo con los denominados neobancos y de otras formas de inversión digitalizadas, como las criptodivisas”, añade el ejecutivo.

Si bien se revela que cada generación tiene experiencias, expectativas y temores diferentes, concluye con tres grandes afirmaciones para conquistar a los consumidores adultos colombianos y que pueden aplicarse a todas las edades.

“Descubrimos que, independientemente de su edad, la seguridad es la principal preocupación. El fraude y los robos, tanto físicos como digitales, son las primeras cosas contra las que cualquier banco necesita protegerse antes de ganarse la confianza de sus clientes. Además, los bancos deben equilibrar la innovación evitando la deshumanización. Por último, no hay límite de edad para la banca digital. Debería estar abierta a todo el mundo, desde los 18 hasta los 80 años, y es tarea de los bancos averiguar cómo hacer que nuestros servicios sean más inclusivos.”, afirma el Líder de Investigación de Usuario.

Artículos Relacionados