Registro  /  Login

Portal de Negocios en Colombia


Análisis: ¿Se afecta la fertilidad por el Covid-19?

Una de cada seis parejas tiene dificultades para lograr un embarazo, siendo en la mujer las alteraciones de la ovulación, la reserva ovárica disminuida (edad avanzada de la mujer), alteraciones anatómicas, endocrinas, genéticas, funcionales o inmunes, las más frecuentes.

Por:  José Ignacio Madero

Es claro que la situación generada por el Covid– 19 ha puesto a pensar y replantear acerca de los planes que se tenían para este año. Uno de ellos está ligado directamente con el deseo de ser padres. ¿Es este el momento es indicado para tener un hijo? ¿Puede el Covid–19 afectar mi fertilidad? ¿El bebé se puede ver afectado? Estos y otros cuestionamientos son los que se hacen por estos días las personas y parejas que habían proyectado para este 2020 empezar o agrandar la familia o a preservar la fertilidad (congelar óvulos o semen).

De un lado, desconocemos si existe a ciencia cierta una transmisión de la madre infectada al feto por lo tanto se evita contacto con la madre así como evitar las secreciones maternas. Hasta el mes pasado solo se habían reportado 4 casos de recién nacidos con pruebas positivas pero sin una certeza del origen de la infección. Una de las conductas es separar temporalmente al recién nacido de su madre, mientras ella se considere potencialmente transmisora.

A la fecha la evidencia científica revela que el riesgo de transmisión vertical (madre a feto) es muy bajo y a diferencia de otros virus como el SARS-CoV o el MERS-CoV, en las mujeres embarazadas el riesgo de complicaciones es igual cuando se compara con mujeres no embarazadas. Es de resaltar que no afecta la fertilidad y mucho menos los procesos de reproducción en ninguna de sus etapas.

En la actualidad se estima que una de cada seis parejas tiene dificultades para lograr un embarazo siendo en la mujer las alteraciones de la ovulación, la reserva ovárica disminuida (edad avanzada de la mujer), alteraciones anatómicas, endocrinas, genéticas, funcionales o inmunes las más frecuentes. En el caso del varón el espermograma con anormalidades en sus parámetros deben descartarse desde alteraciones anatómicas, endocrinas, genéticas, funcionales, inmunológicas hasta disfunción sexual. Alrededor del 15-30% de los casos presentan todos los resultados normales siendo calificados como infertilidad inexplicada. Es importante aclarar la diferencia en términos, pues en ocasiones son utilizadas indistintamente: esterilidad es la imposibilidad de concebir y la infertilidad es la incapacidad para llevar a termino un embarazo (aborto habitual).

Sin embargo, en la actualidad existen procedimientos con los cuales se logra que las mujeres puedan concebir. Los tratamientos se pueden dividir según su complejidad en baja cuando se hace seguimiento de la ovulación acompañada o no de medicamentos, se hace ecografía seriada para evaluar respuesta y tener relaciones o hacer una inseminación con semen  que se ha preparado en el laboratorio. Los de alta complejidad se basan en una inducción de ovulación para poder obtener una buena cantidad de óvulos los cuales son inseminados o inyectados con un espermatozoide, técnicas que se llaman Fertilización In Vitro (FIV) o  la Inyección Intracitoplasmática de un espermatozoide al óvulo (ICSI). En el caso de las  mujeres que no deseen ser madres aún o por una condición médica (endometriosis, cáncer, etc), se realiza la congelación de sus óvulos para su uso posterior.

Para el caso de las mujeres homosexuales existe el método ROPA, una variante del tratamiento de Fertilización in Vitro, donde ambas mujeres pueden participar activamente en lograr el embarazo. Es así que en las clínicas de fertilidad se pueden encontrar los métodos para concebir, en el caso de las parejas que se les dificultad.

Lo cierto es que la actual contingencia sanitaria ha logrado posponer muchos planes que se tenían con gran cantidad de efectos emocionales en las personas, especialmente por el retraso en la realización de los tratamientos y el paso del tiempo que disminuye la fertilidad especialmente en el caso de las mujeres y como por ahí dicen que “tenemos que aprender a vivir con este virus”, entonces asesórese muy bien con los médicos especialistas y reconsidere retomar su anhelo de ser padre o madre.

 Médico especialista en Obstetricia y Ginecología y Biología de la Reproducción Humana y director de la Clínica EUGIN.

Artículos Relacionados