Registro  /  Login

Portal de Negocios en Colombia


¿Qué está pasando con los operadores móviles?

Justo cuando somos uno de los países con mayor número de operadores móviles, la CRC declara que Claro es dominante en datos, luego de que en 2009 dijera que lo es en voz. ¿Qué tanto ha cambiado el mercado en 12 años y qué tan libres son hoy los usuarios?

Foto: Unsplash (robin-worrall)

Por Leonardo Gómez Jiménez

Todo empezó en 2009 cuando la Comisión de Regulación de Comunicaciones, CRC declaró operador dominante a Claro en servicios de voz. El regulador intervino entonces exigiéndole a Claro compartir su infraestructura con los operadores entrantes para asegurar que pudieran prestar sus servicios. La razón es que si estos empezaban desde ceros sin redes ni puntos de venta, tardarían mucho en captar clientes. En la asignación de espectro de 2014 le exigió además cubrir más zonas del país que sus competidores, por ser dominante.

En 2017, la CRC inició una nueva investigación por petición de los operadores competidores que alegaban que Claro estaba funcionando como operador dominante pero esta vez en servicios de datos. La CRC parte de la base de que claro al empaquetar servicios de voz y datos, trasladó su dominancia de voz, también a datos.

Hace dos años, en febrero de 2019, la Superintendencia de Industria y Comercio, SIC, emitió un concepto a partir de la declaratoria de la CRC de Claro como operador dominante y a propósito del inicio de la nueva investigación. La SIC analiza las razones expuestas por la CRC y le pide a esta entidad revisar y dar soporte adecuado a los motivos de esa declaratoria pues considera que no se está argumentando adecuadamente porqué Claro es dominante.

Según la SIC, no es suficiente afirmar que el tamaño del operador sea determinante para decidir que haya una dominancia que afecte a los competidores ya que estos podrían incluso encontrar mayor rentabilidad atendiendo a un nicho o a un segmento más pequeño de la población. Tampoco encontró la SIC que Claro estuviera determinando las tarifas del mercado afectando a sus competidores y pide que se revise el hecho de que en varias zonas del país solo Claro tiene cobertura.

Luego, el pasado 29 de enero la CRC declaró que en efecto Claro es dominante también en datos aunque no impuso ninguna sanción, solo anunció que estaría observando de cerca el mercado y el comportamiento del operador. Ser declarado dominante no es en sí mismo una sanción, como sí lo sería que abusara de su posición dominante, fijando tarifas o impidiendo a sus competidores interconectarse. Claro impondrá recurso de reposición frente a la decisión de la CRC.

¿Qué ha cambiado en 12 años?

El mercado es completamente diferente hoy al de 2009, por lo que ser dominante en ese entonces y ahora es bien distinto. Hace 12 años no había sino tres operadores, no se podía hacer portabilidad numérica y las cláusulas de permanencia eran muy rígidas. El usuario estaba secuestrado por su operador porque no podía llevarse su número si se cambiaba de proveedor. y eso era mucho más grave en ese momento que hoy cuando lo que prima es el consumo de datos, así que si alguien cambia de número, sigue con sus contactos en redes sociales, en correo e incluso los puede recuperar en un nuevo Whatsapp. Hace 12 años cambiar de número era desaparecer de sus contactos, era como si hoy le bloquearan sus redes sociales y tuviera que empezar desde ceros construir su red de contactos.

Existía además el fenómeno comunidad que hacía que llamar al mismo operador fuera muy barato o incluso gratis, así que los usuarios tendían a estar en el operador donde estaba la mayoría de gente para poder hablar con familiares y amigos y no sentirse discriminado a la hora de recibir llamadas. Esto beneficiaba a Claro, en ese entonces Comcel y afectaba a Movistar y Tigo. Era común escuchar frases como: “No te puedo llamar porque eres Movistar y me sale muy caro porque yo soy Comcel”.

Tener un número con prefijo 300 o 315 identificaba como usuario de Tigo o Movistar, de donde los 310 de Comcel no podían llamar porque era muy costoso. Hoy hay al menos 11 operadores. ¡Aparecieron los operadores virtuales empezando por Uff! (que desapareció en 2018), luego Éxito, Virgin, ETB, Une, Flash Mobile, ahora Wom que heredó los clientes de Avantel, Kalley Móvil y Buenofón.

Así que el consumidor tiene opción de elegir la oferta que más se ajuste a su presupuesto y sus necesidades.

Otro punto es que hoy 60% de los teléfonos inteligentes que se venden, y 47% de los que están funcionando tienen doble SIM, lo que le permite al usuario tener voz con un operador y datos con otro, no necesariamente empaquetarlos con el mismo.

La portabilidad

Según la CRC, en 10 años se han realizado 24,6 millones de portabilidades. En 2019 fueron 4,3 millones de cambios de operador y entre enero y noviembre de 2020 se reportaron 3,5 millones.

Claro ha sido el mayor donador y a la vez el mayor receptor de exportaciones en diez años. Salvo a comienzos de 2015 y de 2018 que Tigo fue el que más recibió usuarios portados, en todos los demás períodos es Claro el que recibe más usuarios que vienen de otro proveedor, según datos de la CRC.

Cuando se implantó la medida se esperaba que hubiera una migración masiva de usuarios de Comcel a otros operadores ya que se supone que estaban atrapados y no podían salirse por miedo a perder el número, pero en realidad el que donó más clientes a otros operadores fue Movistar.

¿Y en el mercado hogar?

Otra cosa es lo que pasa con el mercado fijo donde no ha habido mucha evolución. Primero todavía hay cláusulas de permanencia y penalidades absurdas si se cancela un servicio antes del año tanto en servicios de telefonía como de televisión e internet. Segundo, no existe portabilidad numérica en fijos. Y tercero, todavía el usuario depende de la cobertura física de redes para poder contratar a un proveedor o a otro y todavía hay sitios en donde solo hay presencia de un operador.

En Bogotá hay barrios de todos los estratos donde solo hay ETB. Igual ocurre en Antioquia donde en muchos sitios solo hay Une, en el Atlántico y en Santanderes hay poblaciones enteras donde sólo hay Movistar y en Cali solo hay Emcali.

Y es bien sabido por todos lo difícil que resulta cancelar una línea no solo por las sanciones económicas sino por lo difícil que resulta la comunicación con los centros de atención.

Eso no ocurre con los móviles donde de un día para otro se puede hacer portabilidad o se puede adquirir una nueva línea prepago y dejar de usarla en cualquier momento.

Siendo justos, la instalación de un servicio de hogar requiere una inversión de recursos como equipos, cableado, tiempo y técnicos y esto hace que intenten retener al cliente por el mayor tiempo posible para justificar esa inversión. Pero quitando las razones técnicas, el mercado móvil tiene más dinamismo y más opciones de planes y tarifas para todos los presupuestos.

¿Qué dice Movistar?

Para Movistar, declarar a Claro como operador dominante en la prestación de servicios móviles, es un gran paso, pero es urgente que el regulador tome medidas regulatorias para corregir esa falla del mercado, en defensa de los usuarios y de la libre competencia.

Esperan que el Ministerio TIC tenga en cuenta la posición de dominio a la hora de asignar espectro en el futuro.

Movistar ha invertido 10 billones de pesos en los últimos diez años y hoy lidera el despliegue de fibra óptica directa al hogar con más de un millón de hogares pasados.

¿Qué dice Tigo?

El presidente de Tigo, Marcelo Cataldo, dice que no tomar acciones frente al operador dominante afectaría a los usuarios que podrían quedarse solo con un operador monopólico, pues se está desincentivando a los otros a invertir.

Considera que la alta concentración de mercado se traduce en menores inversiones y en precios más costosos para los usuarios: los colombianos pagan el doble por 1 GB de datos móviles respecto a otros países de la región.

En 2020 Tigo invirtió un billón de pesos (7 billones de pesos en los últimos seis años).

Le puede interesar: Sáquele provecho a la ‘guerra’ de tarifas de los operadores móviles

Artículos Relacionados