La retención del talento, principal objetivo de los ejecutivos

El mercado laboral en América Latina se aproxima cada vez más a mercados como Europa y Norteamérica, donde los profesionales son la principal fuerza motriz.

Los profesionales se han convertido punto clave para que un plan de negocios alcance el éxito. La competitividad empresarial exige que las compañías comiencen a buscar candidatos más allá de sus cualidades técnicas.

Los países de la región, incluyendo Colombia, han migrado a la tendencia de evaluación de candidatos enfocada en la integralidad de los perfiles, donde las habilidades blandas o características de personalidad, actitudes y cultura desempeñadas entran en escena y se sitúan en un nivel de relevancia similar al de los conocimientos propios requeridos para una vacante.

Evaluaciones, entrevistas por competencias, prueba para adherencia de cultura y una serie de otras herramientas se han convertido en parte fundamental de los procesos de selección y en la estrategia para entender si un candidato tiene, además de sus competencias técnicas, el factor de comportamiento indicado para sumarse a los desafíos de una compañía contratante.

El Estudio de Perspectivas Económicas y Profesionales Latinoamérica 2019, realizado por PageGroup en seis países de América Latina, recopila las opiniones de más de 29 mil profesionales, los cuales afirmaron que han enfocado su estrategia de atracción de talento, para este año, en contratar profesionales que desde sus habilidades de personalidad se acoplen a los principios corporativos y a los objetivos de la organización. En este sentido, el 70% de los ejecutivos en cargos de liderazgo afirmaron que la retención del mejor talento será uno de sus principales objetivos, enfocándose en la contratación de candidatos que cumplan con habilidades como toma de decisiones, en un 56%, y  solución de problemas, con un 52%.

Las dinámicas actuales del mundo empresarial exigen que las organizaciones vuelquen la mirada hacia la inclusión, en su fuerza laboral, de profesionales con capacidad de resolución de conflictos, negociación, manejo de equipos y desarrollo de talento. La conciencia sobre la importancia de las habilidades blandas y conocimientos extras a la carrera, ha reenfocado las estrategias al interior de las compañías, puesto que estas están invirtiendo más recursos en la capacitación de su capital humano para contribuir al desarrollo de competencias, habilidades de gestión y desarrollo personal de sus colaboradores.

Según el estudio “las capacitaciones en habilidades blandas permiten mejorar la eficiencia y productividad de los empleados, fomentar el compromiso de los colaboradores con la empresa y mejorar la cohesión a nivel de equipos. Al final son estas habilidades las que permiten que una persona se ajuste en realidad a un cargo y una empresa y son las que más cuestan encontrar y desarrollar, mientras los conocimientos técnicos son más fácilmente adquiridos. En pocas palabras, las habilidades duras te ayudarán a conseguir la entrevista, pero serán las habilidades blandas las que seguramente te ayudarán a diferenciarte, conseguir el trabajo y mantenerte vigente y atractivo para tu empleador”.

Dentro del estudio también se encontró que hay un gran déficit de cualificación en los profesionales a nivel Latinoamérica. Para el 56% de los entrevistados, la mayor dificultad en el momento de contratar a un ejecutivo para cargos de alta y media gestión es la falta de gente calificada y las habilidades que más valoran en los candidatos son:

  • Capacidad de planeación.
  • Habilidades comerciales.
  • Dominio de más de dos idiomas, principalmente el inglés.
  • Eventual experiencia en liderar compañías en entornos económicos difíciles con resultados positivos de crecimiento.
  • Experiencia en el manejo de presupuestos ajustados al gasto y orientados al incremento de las ventas.
  • Experiencia regional.