Registro  /  Login

Portal de Negocios en Colombia


¿Por qué regresar al colegio si hay clases virtuales?

Después de un año de clases virtuales, los colegios y las universidades tendrán que encontrar buenos argumentos para convencer a los estudiantes a regresar a la presencialidad, y estos no tienen que ver con lo académico. ¿Para qué madrugar y desplazarse?

La paradoja que vivimos hoy es que justo cuando el gobierno nacional y los distritales levantaron las restricciones y autorizaron el regreso a clases, ahora son los estudiantes los que no están tan seguros de regresar al salón.

Puede ser por pereza o por comodidad, pero ya se sabe que las nuevas generaciones tienen voluntad propia y haya que tenerles respuestas para todo. Ya la frase típica de papá: «Aquí el que manda en la casa soy yo» o «Mientras usted viva en estas 4 paredes hace lo que yo diga», parecen no ser suficientes.

La investigadora y consultar en educación norteamericana, Marguerite Dennis, ha hecho predicciones con acierto de lo que pasaría en la educación en los siguientes años desde 2005, recientemente publicó un estudio en el que afirma que uno de los grandes cambios que tendrán los colegios y las  universidades es que tendrán que mantener el sistema híbrido de clases remotas y presenciales para que los estudiante elijan. Pero que el mayor reto será ofrecer verdaderos valores agregados para regresar a u n campus físico pues los estudiantes argumentarán que no compensa todo el esfuerzo que representa madrugar, desplazarse, tomar n bus, gastar en transporte, gasolina, almuerzos y ropa para ir a una clase que perfectamente pueden tomarla en la comodidad de su casa. Al fin y al cabo ya lo han estado haciendo durante un año.

Por supuesto aquí no se tienen en cuenta los problemas de conectividad o la escasez de equipos tecnológicos que es un problema más propio de países como Colombia, que de Estados Unidos.

Aquí se parte del hecho de que los jóvenes se han podido conectar con éxito a recibir sus clases, an aprendido y aprobado materia y el año lectivo entero y hasta se han graduado.

Los valores agregados

¿Cuáles serán entonces esos valores agregados que atraerán a los estudiantes a regresar a las aulas presenciales? Estos son algunos de ellos:

  1. Actividades deportivas: Ofrecer espacios amplios y cómodos para practicar deportes como canchas de fútbol, de tenis, de baloncesto, de natación, y por supuesto vestidores, son un plus que le dan sentido a la presencialidad. Esto por supuesto va unido de la organización de campeonatos, entrenamientos y clases deportivas que estén incluidas en el valor de la matrícula. El estímulo de becas y descuentos por la excelencia deportiva y el acceder a un cupo universitario gracias al desempeño deportivo, son prácticas comunes desde hace década en Estados Unidos que en Colombia se están empezando a ver cada vez más.
  2. Actividades artísticas y culturales: Ofrecer clases de música, de artes escénicas, plásticas y audiovisuales, y ofrecer escenarios para estas actividades como teatros, auditorios, salones insonorizados, salones de ensayos, festivales y concursos al respecto, serán determinantes. Por supuesto estas actividades se ven en los colegios y en las universidades pero no son el núcleo de la organización sino arandelas, brazos alejado apenas para unos pocos aficionado. Ahora el presupuesto que se le dedique a estas actividades será mucho mayor y las instituciones empezarán a competir entre sí por cuál ofrece un mejor programa artístico para sus estudiantes. Y como otra de las previsiones de la consultora es que las  universidades y los colegios van a actuar más como empresas que se integran, se fusionan y que hacen alianzas, será más común que se establezcan alianzas con escuelas que ofrezcan cursos libres de artes que les provean esas facilidades  sus estudiantes, para tercerizar esas opciones.
  3. Master Classes: Presumir en redes sociales es el pan de cada día de los jóvenes. Y esto incluye su formación, los sitios que frecuentan y las personas con las que se relacionan y los famosos que conocen. La organización de Master Classes, charlas tipo TED, conferencias y visitas de grandes personalizadas destacadas en diferentes ámbitos, van a atraer la presencialidad de los estudiantes que van a querer presumir una foto con el personaje y haber estado en el mismo lugar con él o con ella. Esto además enriquecerá el aprendizaje que reciben en las clases cotidianas.
  4. Fraternidades: Algo común en las universidades de Estados Unidos y poco usual en las colombianas, es la conformación de fraternidades avalada por la misma universidad o colegio. Se trata de comunidades o grupos creados según los intereses particulares de cada estudiantes, o según su nacionalidad, o su orientación sexual. Es un grupo conformado por personas que comparten intereses. El tema va más allá de crear un grupo de amigos. Estos organizan encuentros, reuniones, fiestas y ayudan a encontrar amigos y a relacionarse más allá de los compañeros de clase que no siempre es con quienes hay empatía. Sentirse parte de un grupo es algo de vital importancia para los jóvenes.
  5. Comedores: Garantizar una buena experiencia gastronómica también hará que los estudiantes quieran ir al campus. Se deben garantizar plazoletas de comidas con un menú variado que cubra todos los gustos y espacios amplios y ventilados ahora más que nunca  para compartir tiempo allí. El lunes de pizza especial o los viernes de comida de mar pueden hacer la diferencia entre quedarse en casa e ir al campus. Y así como ocurre en los colegios o en las universidades norteamericanas, en las colombianas también debería existir el acceso a a la alimentación desde el pago de la matrícula para que esto sea un valor agregado y no un gato adicional que desestimule el consumo de alimentos.
  6. Participación escolar: Garantizar la participación de los estudiantes no como espectadores sino como creadores de contenido, como conferencistas, como empresarios ofreciendo sus productos o servicios, mostrando sus talentos, participando como activistas de movimientos políticos o ideológicos también los hará regresar a la presencialidad. Que sientan que la universidad o el colegio les está ofreciendo ese espacio que necesitan para desarrollarse personal y profesionalmente.
  7. Actividades sostenibles: Los jóvenes naturalmente están interesados en temas medioambientales y de derechos humanos. Si su institución educativa les ofrece el espacio y organiza actividades relacionadas con estos temas, encontrarán una motivación para desplazarse.
  8. Excursiones: Organizar viajes y salidas pedagógicas es algo que seguro volverá a tomar fuerza para atraer  a los estudiantes a salir de casa. Viajes para asistir a convenciones y diplomados cortos, con un beneficio por ser parte de un colegio o de una universidad, salidas pedagógica para conocer y explorar sitio de alguna disciplina en particular o simplemente viajes de ocio avalados por la institución académica con posibilidades de financiamiento ofrecidos por la misma institución o descuentos por pronto pago en la matrícula, también llamarán la atención de los jóvenes.

La lista puede ser interminable. Y lo que tienen en común estos ochos puntos es que ninguno se refiere estrictamente al programa académico o al pensum de una carrera. Lo que atraerá a los estudiantes a la presencialidad no serán las razones puramente académicas porque mal que bien ya saben que eso se logra virtualmente.

Artículos Relacionados