Auge del narcotráfico explica el boom de las remesas, según Anif

Las divisas que le ingresan a Colombia por concepto de remesas le están haciendo contrapeso al déficit de dólares que está dejando de recibir por el mal comportamiento de las exportaciones totales, las cuales están cayendo a un ritmo anual de 3,8%.

En 2018, el país recibió alrededor de US$6.300 millones por remesas de los trabajadores colombianos en el exterior, lo cual representa un aumento del 15%, una cifra que este año llegaría a US$ 7.200 millones, de acuerdo con cálculos de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif).

Esto quiere decir que este rubro generará casi la misma cantidad de divisas originadas en el sector Agropecuario, alimentos y bebidas en 2018 (US$7.301,3 millones) y, de hecho, las remesas ya superan las exportaciones de café y flores entre enero y julio de 2019.

Según  el Banco Mundial, la buena dinámica de las remesas no solo está teniendo lugar en Colombia porque el flujo de dinero proveniente a los países de bajo y medio ingreso alcanzó una cifra récord el año pasado, US$529.000 millones.

Para Colombia, el buen desempeño macro-financiero de Estados Unidos (que representa un 47% del total de remesas de Colombia) ha jugado un papel fundamental en el aumento de las remesas, a pesar de que la dinámica de los salarios ha sido menor, pues estos deberían estar creciendo al 3% real y solo lo han hecho a la mitad de ese ritmo, probablemente por el efecto tecnológico.

¿Qué explica entonces que a pesar de la menor cantidad de colombianos residentes en Estados Unidos (la cifra se habría reducido de 1.1 millones en 2013 a tan solo 800.000 en 2017, como consecuencia de la crisis económica de 2008-2009) las remesas hayan aumentado?

Para Anif, el auge del narcotráfico explica los crecimientos del 15% (en dólares) en el envío de remesas, pues ni el incremento de salarios del exterior ni el número de emigrantes logran explicar dicho auge.

“No se ha hecho un estudio serio sobre el impacto del recrudecimiento del narcotráfico (duplicando su producción) y las remesas recibidas del exterior. Hasta la propia Uiaf ha reconocido el problema de “blanqueamiento” de capitales, pero sin entrar en mayores detalles”, añadió.