Registro  /  Login

Portal de Negocios en Colombia


Opinión: ¿Liderando o quemando talentos en la empresa?

Hoy más que jefes, estamos buscando líderes de proceso, que sean administradores de talentos, que potencialicen su grupo y ayuden a desarrollar competencias en sus colaboradores.

Por: Alexander Riascos *

Hemos vivido por muchos años en un modelo tradicional de relaciones laborales y de orden jerárquico, donde todo se ve de forma piramidal y con una estratificación de los cargos, si pudiéramos llamarlo así. Esta forma de funcionar ha permitido a muchas organizaciones ser eficaces en su operación. No obstante, como todo, estos tienen una alta tendencia a cambiar y, en hora buena, es hora de que cambie.

La realidad es que los modelos de negocio, los organigramas tradicionales o la forma de trabajar está cambiando, y no es moda, es una tendencia que cada vez es más adoptada por grandes empresas.

Por otra parte, estoy seguro que ha notado que alrededor de su oficina cada vez es más evidente el relevo generacional, hoy trabajamos con nuevas generaciones, y no solo hablo de su edad promedio, hablamos de sus costumbres y su forma de percibir el trabajo.

Los tipos de personalidades de los colaboradores ha evolucionado mucho. Esto ha llevado a generar una serie de dinámicas internas en las empresas, que hacen que las personas no solo centren su gestión en la actividad para la cual fueron contratados, sino en cómo el empleo o rol que desempeña agrega valor al proceso en general y misional de la organización, estoy hablando de lo que conocemos como propósito superior, y asimismo cómo la empresa le permite desarrollarse como profesional y como persona.

En otras palabras, hoy en día el colaborador se siente más importante para la empresa, siente que su aporte puede trascender y no le gusta sentirse subvalorado, es decir, busca ser un actor relevante para el crecimiento del negocio.

¿A que ha llevado esto? A que no necesariamente quien está en cargos de mando deba sentirse con algún grado de superioridad, en términos de talento y competencias que quien hace parte de su departamento o área. Es por eso que gradualmente la tradicional palabra acuñada de “jefe”, ha ido trascendiendo a la palabra líder.

Hoy más que jefes, estamos buscando líderes de proceso, que sean administradores de talentos, que potencialicen su grupo y ayuden a desarrollar competencias en sus colaboradores. Esto claramente va en contravía de aquellos que el ego no les deja ver que este tipo de cambios son una realidad.

Hoy las estructuras o áreas de trabajo se conciben más como un equipo con una estructura circular, donde cada uno es un engrane perfecto para avanzar.

Las empresas que desarrollan este tipo de modelos, son más productivas, más eficientes, con colaboradores comprometidos, que trabajan por vocación y convicción, además con enfoque en el propósito superior de su rol.

Ahora usted, como director, empresario, o la posición que desempeñe no cree que es hora de replantearse, piense que en la modalidad que estamos en este momento de teletrabajo o homeffice las personas no esperan necesariamente ser medidas por cantidad de horas en una silla, sino por el logro de objetivos o proyectos y sentirse valorados por ello.

* Director Ejecutivo Fundación Emprende Mejor / alerca7@hotmail.com

Artículos Relacionados