Registro  /  Login

Portal de Negocios en Colombia


En Colombia ventas de vivienda nueva aumentaron 43%: Consejos para realizar una compra segura

Las ventas de vivienda de interés social (VIS) registradas en el primer semestre fueron 78.540 unidades, 45% más que en el mismo periodo del año anterior.

FOTO: Hogaresd esa

De acuerdo con las cifras de Coordenada Urbana, las ventas de vivienda nueva alcanzaron en el primer semestre del año 112.995 unidades, 43 por ciento más frente al mismo periodo de 2020. De este volumen de ventas, la Vivienda de Interés Social (VIS) aportó 78.540 unidades, y los segmentos medio y alto, registraron ventas por 27.256 y 7.199 unidades, respectivamente.

Asimismo, el inicio de las obras se ha reactivado de manera sostenida. En el primer semestre se inició la construcción de 77.216 viviendas, 40% más que el periodo anterior, lo que representa el inicio de construcción de 5,6 millones de metros cuadrados.

Colombianos están ahora más dispuestos a comprar vivienda y electrodomésticos

Para la presidenta de Camacol, Sandra Forero Ramírez, “los resultados muestran que tanto los hogares que invierten como las empresas que desarrollan los proyectos de vivienda, se han convertido en determinantes de la reactivación del país”. Además, según la Dirigente gremial, este desempeño del mercado de vivienda nueva demuestra que los hogares siguen priorizando la inversión en vivienda como fuente de oportunidades y de ascenso y desarrollo social.

Para el cierre de 2021, la Unidad de Investigaciones Económicas de Camacol prevé ventas de 232.300 unidades (160.980 unidades VIS y 71.315 no VIS), e iniciaciones por 166.016 unidades.

Tener una vivienda propia, es sin duda el sueño de muchos colombianos y de la población en general.  Es un sentimiento de satisfacción personal, que genera orgullo y felicidad por el hecho de cumplir un sueño, sea familiar o independiente.

Además, porque entre sus muchos beneficios también genera estabilidad financiera, ya que el inmueble se valoriza con el paso de los años.

¿Cómo están comprando los colombianos?

De acuerdo a cifras recopiladas por Fincaraíz y brindadas por Galería Inmobiliaria, durante los primeros 6 meses de este 2021 los colombianos compraron 109.342 viviendas, siendo el mejor registro de la historia para un primer semestre del año, y si se compara con el mismo periodo de 2020, se evidencia un crecimiento anual de 63%.

En el mismo sentido, durante el pasado mes de junio de 2021 los colombianos compraron 17.815 unidades en el país, logrando incrementar en 68% la cifra frente a junio de 2020 y alcanzado el récord histórico para un sexto mes del año.

En el primer semestre de 2021, se han registrado 185 millones de búsquedas de vivienda en el portal un 15% más que en el mismo periodo de 2020, cuando se realizaron 160 millones de búsquedas.

Cómo evitar que la compra de vivienda propia se convierta en una mala inversión

Aspectos importantes a tener en cuenta

Así que si en sus planes más próximos está el adquirir una vivienda propia, es importante que tenga en cuenta algunos aspectos que nos recomendó con el fin de evitar malos negocios.

“El proceso para adquirir vivienda en Colombia es muy sencillo. Cuando dos partes se ponen de acuerdo para adquirir un inmueble basta con suscribir promesa de compraventa (Aunque hay personas que lo ven innecesario cuando la venta es de contado. Según nuestro concepto, firmar promesa de venta da seriedad al negocio y permite establecer claramente las obligaciones de las partes”, recomendó Rafael Gómez, especialista en Derecho Inmobiliario de la firma Castro Ortiz Gómez y asesor de la Lonja de Propiedad Raíz de Santander.

Otro aspecto que recomienda el ejecutivo de la compañía de venta y arriendo de vivienda, es conocer la historia del inmueble, indagar sobre la constructora, consultar si existen procesos judiciales o ante la Superintendencia de Industria y Comercio – SIC, contra el constructor. Hacer un peritaje del inmueble, aunque en Colombia no se acostumbra permitiría conocer muchos aspectos que terminan siendo vicios ocultos o asesorarse de expertos en la materia.

De igual forma, es de gran ayuda durante este tipo de procesos tener en cuenta que la promesa de compraventa, la escritura pública y el certificado de tradición y libertad, estén libres de gravámenes, y conocer la capacidad jurídica de quién va a vender, así como la validación del estado del inmueble y sus áreas construidas vs las escrituras, diferenciar bienes privados de comunes (parqueaderos, depósitos, terrazas, etc), y que la vigencia de los certificados no sean mayor a 8 días.

“Para el caso de hacer un traspaso seguro de las propiedades, asegúrese de tener un buen asesor que conozca de la materia y pueda prever los riesgos latentes en materia estructural, comercial, jurídica o urbanística”, agregó Gómez, quien es asesor también para Fincaraíz.

Documentos y trámites jurídicos  

-Última escritura de compraventa o adjudicación

-Reglamento de propiedad horizontal en los inmuebles sometidos a ese régimen.

-Fotocopia cédula o cámara de comercio de quién manifiesta ser el propietario.

-Último recibo de pago del impuesto predial y de cada servicio público.

-Paz y salvo cuotas de administración (Cuando aplica).

-Si son proyectos nuevos: Verificar licencias, financiación del proyecto, histórico del constructor, etc.

Aspectos jurídicos:

-Inmueble libre de gravámenes o anotaciones que impidan o limiten su negociabilidad (Embargos, inscripción demanda, patrimonio de familia, afectación a vivienda familiar, valorización, inenajenabilidad procesos penales o fiscales).

-Conocer jurídicamente a las partes: usar mecanismos como el Legalcheck, o servicios que brindan Transunion o Datacrédito para conocer si: existen procesos civiles o condenas penales en contra, multas, historial lavado de activos, historial crediticio.

-Cuando son inmuebles comerciales: Verificar POT, licencias y permisos para la actividad que pretende desarrollarse.

-Hacer estudio con los vecinos, vigilantes, y personas de la zona: Conocer la historia del inmueble.

-Avaluar el inmueble para evitar que el precio no corresponda a la realidad.

-Conocer urbanísticamente el predio: área, zonas comunes, calidad y estado de redes eléctricas, hidráulicas, sanitarias, etc.

 

 

 

Artículos Relacionados