Registro  /  Login

Portal de Negocios en Colombia

Guías gerente

Eventos Gerente


Derribar imaginarios de género en el sector de la construcción

La sociedad ha construido estereotipos alrededor de los roles que las mujeres deberían desempeñar no solo en los diferentes ámbitos en los que se mueven, sino también dentro de sectores específicos de la economía donde esta población está intentando cambiar paradigmas tradicionales.

Por: mauricio

19 de diciembre de 2019

De acuerdo con datos del último censo del DANE, Colombia tiene 49,9 millones de habitantes y el 49% del total de estas personas están en un rango de edad donde se consideran económicamente activas; sin embargo, 16,9% de este porcentaje corresponde a mujeres desempleadas en contraste con el 9,8% de los hombres que se encuentran desocupados. Por otra parte, el alfabetismo de las mujeres (97,7%) es mucho más alto que el de los hombres (95,7%).

Si además a este panorama le juntamos un dato de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en un informe del año pasado, que muestra que entre hombres y mujeres la brecha de ingresos a nivel global es casi del 19%, específicamente de 17% para Colombia, “evidenciamos el famoso techo de cristal, pese a que estamos más preparadas o nos estamos preparando mucho más, el desempleo para las mujeres es mucho más alto, al igual que la brecha salarial”, señaló Catalina Moreno, gerente de la constructora COANDES.

Según su opinión, las mujeres toman la decisión de formarse porque saben que hay una mayor dificultad para llegar a posiciones ocupadas normalmente por los hombres. “Cuando se observa esto pensamos en retos gigantes y no porque seamos mujeres, sino porque somos seres humanos y deberíamos estar en igualdad de condiciones”, dijo.

Representación por sectores 

Cifras del DANE y la Agencia de Información Laboral muestran que existen sectores donde la mayoría de colaboradores son mujeres, tal es el caso del área de servicios comunales y sociales donde 66% de los cargos son ocupados por esta población o en segmento de intermediación financiera donde el porcentaje alcanza el 57%.

En el otro lado del espectro, se encuentran sectores que han sido considerados “masculinos” como el de explotación de minas y el de transporte cuyos porcentajes de presencia de mujeres llegan a 15% y 14%, respectivamente.

En un sector como el de la construcción la cifra es incluso más baja (5%). Al respecto, la cabeza líder de Coandes analiza que “en las empresas más grandes ya está empezando a haber mayor presencia femenina, pero en las empresas pequeñas no porque este sector ha sido uno normalmente masculino y machista”.

Adicionalmente, existen muchos imaginarios alrededor de estereotipos que están basados en la realidad porque hay muchas labores en la construcción asignados a los hombres como por ejemplo, los trabajos de fuerza y de altura que son realizados casi siempre por obreros.

Construir nuevas visiones 

A diferencia de Colombia, en países como Bolivia el 30% de los empleos en el sector de la construcción están siendo ocupados por mujeres. Aún así, el gobierno considera que esta participación es muy poca y están generando medidas para cambiarlo. En otros casos, como el de Perú y España ya se instauraron programas especiales, Servicios de Capacitación en Construcción y Woman Can Build, respectivamente, para incentivar que las mujeres estén presentes en el mundo de la construcción.

«Es paradójico que se tengan que crear estos programas porque normalmente este tipo de situaciones no se dan. Si el mundo está compuesto por más mujeres que por hombres por qué tenemos esas brechas y por qué tenemos que crear estos programas de manera consciente, debido a que no lo hacemos de manera natural», reflexionó Moreno.

Para contribuir a cambiar ese escenario, compañías constructoras como COANDES están acreditándose en un sello de sostenibilidad, como el estándar GRI, ‘Global Reporting Initiative’, e implementando temas de inclusión.

De acuerdo con estos reportes anuales, Moreno afirmó: “Me doy cuenta qué debo revisar y reforzar para no quedarme con esos paradigmas que tiene la industria. Las organizaciones finalmente tienen unos objetivos económicos, entonces el reto es cómo los alineo con estrategias de cooperación que me permitan generar políticas empresariales y una cultura organizacional inclusiva”.

Así, han logrado pasar de un 40% de representación femenina en la Junta Directiva a 66%. Además, hoy el 54% de los cargos están ocupados por mujeres, 60% en posiciones directivas y 58% en obra, lo cual es muy bueno porque quiere decir que se está naturalizando que las mujeres ocupen ese tipo de cargos en el sector, puntualizó Moreno.