Registro  /  Login

Portal de Negocios en Colombia


Vacunas, la gallina de los huevos de oro para los fabricantes de EE.UU y China

Las patentes están en manos de Pfizer y Moderna, que tendrán ingresos por más de USD $ 70.000 millones en 2021. Sinovac Biotech y Sinopharm Group Co., de China, los otros dos grandes fabricantes.

Foto: Unsplash (spencer-davis).

El mercado de las vacunas contra el Covid no existía hace un año, pero ahora es uno de los más grandes y dinámicos del mundo, con ventas de hasta 190.000 millones de dólares, en 2021, si los fabricantes alcanzan sus objetivos de producción, y dos empresas chinas recibirán al menos una cuarta parte de esos ingresos.

La cifra fue estimada por la compañía Airfinity y arroja nueva luz sobre cómo nueve empresas, incluidas Pfizer Inc. y Moderna Inc., con sede en EE. UU., junto con Sinovac Biotech y Sinopharm Group Co. de China, se beneficiarán de las ventas de vacunas contra el Covid. Las limitaciones de producción y los déficits probablemente acercarán las cifras finales de ventas de 2021 a un rango que supera los $ 115 mil millones, señaló la misma firma de investigación.

Desarrolladas en tiempo récord y con el apoyo de fondos gubernamentales, las vacunas Covid están ayudando a los países a salvar vidas. Sin embargo, el acceso a las dosis para muchas naciones de bajos ingresos sigue siendo difícil, en parte debido a los costos y a la decisión de algunos países ricos de comprar más vacunas de las que necesitaban.

“Las cifras son muy significativas, y también la razón por la que no todos los países han podido asegurar las vacunas necesarias”, dice Rasmus Bech Hansen, director ejecutivo de Airfinity, “porque se requiere una inversión considerable para vacunar a toda la población”.

China está desempeñando un papel influyente en la inmunización del mundo, enviando más dosis al extranjero que todas las demás naciones juntas mientras India lidia con un brote devastador que ha cerrado las exportaciones de vacunas. Sinovac podría tener ingresos hasta USD $ 25 mil millones y Sinopharm hasta USD $ 23 mil millones, según los datos de Airfinity.

«Hemos visto las exportaciones chinas interpretadas como una herramienta política, pero los ingresos reales se han pasado por alto», explicó Bech Hansen a Bloomberg.

Pfizer y Moderna podrían obtener ingresos hasta USD $ 44 mil millones y USD $ 32 mil millones, respectivamente, aunque es probable que las cifras sean más bajas, según Airfinity. La falta de detalles sobre los contratos dificulta el cálculo de las ventas, ya que los fabricantes de medicamentos suelen utilizar modelos de precios escalonados en función de los niveles de ingresos de los países compradores.

La distribución desigual de vacunas ha aumentado la presión sobre los países ricos para que compartan el exceso de inyecciones y aumenten las contribuciones financieras para intentar cerrar la brecha de acceso.

Además: Las patentes en tiempos de pandemia

El grupo de 20 líderes, incluidos China y los EE. UU., pidieron una mayor cooperación global para derrotar al virus, y los fabricantes de medicamentos, incluido Pfizer, se comprometieron la semana pasada a llevar más vacunas a los países más pobres durante los próximos 18 meses.

“Las ganancias que estamos viendo son magnitudes mayores de lo que costaría vacunar completamente a los países más pobres del mundo”, señaló Anna Bezruki, investigadora del Centro de Salud Global en el Instituto de Graduados de Estudios Internacionales y de Desarrollo en Ginebra. “No es que estas ganancias sean necesariamente malas o que los precios sean completamente irrazonables. Es más una cuestión de quién tiene acceso”.

Aunque Estados Unidos y otros países desarrollados (Canadá y el Reino Unido) se opusieron inicialmente a una propuesta que buscaba levantar las patentes para impulsar la producción mundial de vacunas contra el Covid-19, el primero parece haber cambiado de posición.

De hecho, a comienzos de mayo, la representante comercial de Estados Unidos, Katherine Tai, dijo que estaba a favor de levantar las patentes de las vacunas contra el COVID-19, una medida excepcional en un momento en que los países pobres carecen de las preciadas dosis, claves para frenar la pandemia.

«Se trata de una crisis sanitaria mundial y las circunstancias extraordinarias de la pandemia de COVID-19 exigen medidas extraordinarias».

«La administración cree firmemente en la protección de la propiedad intelectual, pero para detener esta pandemia, apoya el levantamiento» de las patentes, dijo Tai, que añadió que Washington estaba participando «activamente» en las negociaciones en la Organización Mundial del Comercio (OMC) al respecto.

Las patentes están sobre todo en manos de los laboratorios estadounidenses, que se oponen a su eliminación porque, según ellos, esto les privaría de una ganancia financiera necesaria para compensar sus costosas innovaciones.

Con información de Bloomberg y DW

Artículos Relacionados