Registro  /  Login

Portal de Negocios en Colombia


Monitorean importante orquídea en el Valle y establecen estrategias para su conservación

La planta es endémica de Colombia, se trata de la Cattleya quadricolor, también conocida como azucena o flor de mayo.

Publicado: mayo 24, 2022, 10:04 am

La planta es endémica de Colombia y se encuentra en peligro de extinción, debido a la expansión agrícola, transformación de su hábitat y extracción de plantas de su hábitat natural. La CVC y la Pontificia Universidad Javeriana Cali adelantan un convenio en el que se plantean estrategias para su preservación.

La orquídea Cattleya quadricolor, también conocida como azucena o flor de mayo, es una especie propia de Colombia y cumple una función ecológica importante en el medio ambiente, en interacción con los árboles del bosque, hongos y abejas, aportando a la generación, mantenimiento y flujo de servicios ecosistémicos. En la Lista Roja de plantas de Colombia, publicada en 2017, fue categorizada En Peligro (EN), sin embargo, se requiere revisar este estatus, de cara a los cambios en el ambiente en los últimos años.

Por tal razón, la CVC, en convenio con la Universidad Pontificia Javeriana de Cali, adelanta el diagnóstico del estado de conservación de la población y el planteamiento de estrategias que ayuden a su conservación. Los sitios seleccionados para el estudio fueron los municipios de Obando, Zarzal, Toro y Tuluá.

Conozca “Roque y Rupito”: la serie animada referente nacional como estrategia de educación ambiental

«Lo que queremos es conservar las plantas en su medio natural, pero también realizar acciones para la conservación ex situ, es decir, implementar bancos de semillas en el laboratorio y así guardarlas en condiciones óptimas para el futuro», manifestó Nicola Flanagan, docente de la Universidad Javeriana.

Esta orquídea presenta varias amenazas para su sobrevivencia, incluyendo destrucción del hábitat, extracción de plantas en el medio natural, y por supuesto, el cambio climático.

«Lamentablemente, a partir de todo este análisis que hemos venido haciendo, de contarlas aquí en el bosque y venirlas censando, hemos encontrado que todas las poblaciones tienden a la extinción en un plazo más o menos de diez años», enfatizó Nhora Helena Ospina, bióloga y docente de la universidad.

De allí la necesidad urgente de adelantar acciones, de la mano de las comunidades, para garantizar su protección.

Conozca EXPO BIC, un evento que inspira y promueve el desarrollo social, ambiental y económico del país

«En el caso de la universidad, tiene todo el rigor científico para realizar estudios poblacionales en los cuales vamos a obtener información importantísima, con el fin de elaborar el plan de manejo que al final nos va a dar la guía y orientación de cómo debemos conservar esta especie y cómo debemos interactuar con las comunidades cercanas a ella», indicó Leonardo Fabio Pérez, funcionario de la regional BRUT de la CVC.

En todo este proceso, es indispensable el acompañamiento de las comunidades; adelantar, apoyar y fortalecer los procesos de concertación con propietarios, entidades territoriales y sociedad civil en los municipios.

El convenio culmina a finales de este año. Como productos, se tendrán memorias de los talleres de socialización con la comunidad, el diagnóstico del estado actual de conservación de las poblaciones visitadas y material biológico en crecimiento in vitro -tanto plántulas, como los hongos micorrízicos con quien se asocia- para una futura reintroducción. También se entregarán afiches de divulgación con los hallazgos obtenidos y avances en la implementación del plan de manejo. Finalmente, se desarrollará una infografía digital con los resultados claves del convenio, para que sea de amplio conocimiento por parte de los grupos y comunidades interesadas.

Artículos Relacionados