Registro  /  Login

Portal de Negocios en Colombia


La propiedad como mecanismo para un capitalismo más consciente

Estimados empresarios escribo estas líneas para reflexionar sobre los momentos actuales, en los que la sociedad demanda de nosotros un capitalismo más consciente y compartir la propiedad, es una de las respuestas hacia aquellas personas que por méritos propios deben alcanzar un mejor nivel de vida.

Foto: freepik

Por Gonzalo Gómez Betancourt

Reflexionando sobre los últimos acontecimientos y en especial aquellos que tienen algún sentido, pensaba sobre la posibilidad que tenemos de hacer nosotros los empresarios un capitalismo más consciente, y han surgido las sociedades BIC (Sociedades de beneficio de interés colectivo) como una forma de expresarle al mundo que queremos ser más sociales a partir de tener unos objetivos corporativos más allá de los económicos como el bienestar de los demás stakeholders, por supuesto incluyendo a nuestros empleados.

De acuerdo a la legislación actual, dentro de las características que tienen las BIC, sin perjuicio que dentro de su misión desarrollen otros atributos inherentes a su esencia de responsabilidad social empresarial, se dice claramente que deben crear: a) Opciones para que sus trabajadores tengan participación en la sociedad a través de la adquisición de acciones; b) Expandir la diversidad en la composición de los diferentes aspectos desde las juntas directivas, cargos directivos, etc.; c) Efectuar anualmente auditorias ambientales sobre eficiencias en el uso de la energía, agua y desechos divulgando los resultados; d) Supervisar la emisión de gases efecto invernadero generadas a causa de la actividad empresarial y e) Divulgar ante los empleados los estados de resultados de la sociedad.

Me gustaría dar algunas recomendaciones sobre el primer punto de abrir opciones sobre acciones a algunos de nuestros empleados, y en especial a aquellos que realmente lo merecen dado su compromiso, lealtad y por supuesto los méritos. Es evidente que la propiedad privada es un derecho de los seres humanos y cuando lo alcanzamos se siente la felicidad de haber podido crear algo propio, y el compromiso de cuidarlo es mucho mayor que aquellas propiedades colectivas, donde todo es de todos, y finalmente nadie se hace responsable, lo que genera la desidia de muchos, que siendo supuestos dueños de esos bienes los destruyen igualmente por no tener ningún tipo de apego y esfuerzo de haberlo construido.

Esta semana tuve la oportunidad de conversar con una familia empresaria sobre cómo hacer este proceso, ya que tenían muchos mitos al respecto:

Mito 1. Tener socios hace complejo el control de la empresa: En realidad este es el mayor de los mitos, hoy en día si hacemos uso adecuado de las S.A.S. (Sociedades por acciones simplificadas) nos da la flexibilidad de tener diferentes tipos de acciones, por ejemplo, acciones tipo A que tendrán derechos económicos y políticos, Acciones tipo B que tendrán solo derechos económicos. Por lo tanto, debo crear un sistema mediante el cuál mis mejores empleados tengan opción sobre esas acciones, ya sea que la empresa cree un bono por desempeño convertible en acciones tipo B o que puedan comprar a un valor preestablecido un número de este tipo de acciones. Cuando se realizan las asambleas de accionistas solamente los que tienes acciones tipo A son los que pueden tener las decisiones trascendentales de la firma.

Mito 2. Una vez los hacemos socios bajan su desempeño, o en caso de separación o un embargo, no se puede hacer nada para protegernos: La respuesta igualmente es que debes hacer uso de las facilidades que nos da una sociedad tipo S.A.S, en la que es necesario hacer pactos de recompra de las acciones o exclusión de accionistas, en aquellos eventos como despido, muerte, separaciones matrimoniales, embargos, garantías, y todos aquellas situaciones de la vida en las que se pueda perder el objetivo inicial de fomentar la propiedad privada en algunos empleados meritorios.

Mito 3. Una vez entregadas estas acciones la persona puede venderlas a cualquiera y nos llega un socio no deseado. Igual que en el anterior punto, la firma debe generar dentro de los estatutos mecanismos de prioridad de compradores y el primero es la empresa con sus propios fondos de reserva para la readquisición de acciones, después los demás socios, luego los socios que puedan hacerlo, después un posible externo con aprobación de una mayoría calificada de los demás socios por ejemplo del 75%, u otras. Al implementar todos estos pasos, existe la altísima posibilidad de que las acciones no queden en manos de un tercero.

Mito 4. Existen mecanismo menos arriesgados que hacerlos socios como las bonificaciones anuales: La literatura de incentivos a demostrado que la actitud de una persona es diferente frente a los bonos de corto plazo (Bonos anuales, comisiones mensuales, etc.) que frente a las bonificaciones de largo plazo (Acciones, fideicomisos, pensiones, etc.) Usualmente con las primeras, su resultado se obtiene en el corto plazo y no responde a la valoración de las acciones tipo B, con el cual la persona construye un patrimonio propio, lo que hace que esté más motivado a permanecer en el largo plazo, esas personas ayudaron a crear el valor de la empresa y estamos reconociéndoles un mayor valor por su trabajo, reconociendo su aporte, haciendo más consciente a la sociedad, pues a las empresas las ayudan a crear más personas. Es verdad que existen también otras formas como los fideicomisos donde a los empleados se les pueden colocar unos bonos que solo se pueden retirar después de un periodo de mediano plazo y también pueden construir patrimonio, pero en muchos casos la sensación de propiedad no existe y ese compromiso no se ve tan fuerte cuando soy socio, lo que genera una diferencia radical en su actitud.

Estimados empresarios, hemos estado enfrentados a una realidad social que puede ser justa en muchos aspectos, y tenemos las herramientas para alcanzar ese bienestar común sin que nadie trasgreda la propiedad privada, si lo hacemos de manera voluntaria podemos mejorar la sociedad y el estado de bienestar de muchos, llego la hora de usar las sociedades por acciones simplificadas y la caracterización BIC para alcanzar ese objetivo.

CEO Legacy and Management Consulting Group

Artículos Relacionados