Registro  /  Login

Portal de Negocios en Colombia


¿Cuáles son los cambios de los colombianos en la manera de percibir el mundo tras el Covid 19?

Antes de la cuarentena, 9 de cada 10 personas permanecía completamente enfocada en actividades laborales con el fin de suplir sus gastos diarios de alimentación, transporte, pago de deudas y educación.

Foto: Pexels

Una investigación que realizó la compañía Cluster Research, con más de 1200 personas en Bogotá, Medellín y Cali y concluyó que 7 de cada 10 personas encuestadas iniciaron la pandemia con mucho estrés y el agotamiento junto con una excesiva preocupación  en lo material y poca empatía hacia los demás.

Los sentimientos de los encuestados en un principio eran incertidumbre (73%), tristeza (65%), angustia (62%) y miedo (55%); sin embargo, con el pasar de los días también llegó la esperanza (63%).

Por su parte, antes de la emergencia, 9 de cada 10 personas permanecía completamente enfocada en actividades laborales con el fin de suplir sus gastos diarios de alimentación, transporte, pago de deudas y educación, mientras que los gastos de esparcimiento estaban de último en su lista de prioridades.

En consecuencia, quedaba muy poco tiempo actividades de entretenimiento: solo el 20%  personas tuvieron un periodo de vacaciones o descanso durante el último año, y solo el 70% de ellas  reconocen no haber compartido tiempo de calidad en sus hogares.

Lea también: 5 tipos de consumidores que existirán después del COVID

De hecho, el 60% de las personas con hijos reconocen que antes de la pandemia solo veían a los menores durante breves momentos, generalmente de noche, y ahora han reflexionado acerca del verdadero valor de compartir tiempo con ellos.

El 42% de las personas considera el aislamiento como un tiempo para re-descubrir y valorar, mientras que el 33% señala que es una oportunidad para re-pensar en el futuro y  el 25% cree que puede ser de utilidad para re-organizar las actividades y la vida.

La emergencia mundial ha ocasionado que las personas se cuestionen la realidad y cambien muchos de los hábitos que tenían, hoy un solo lugar, nuestra nuestra casa, se ha convertido en el lugar donde estudiamos, trabajamos, nos divertimos, descansamos, compramos, nos alimentamos y otras muchas actividades, y por último nuestro principal accesorio es un tapabocas.

Un dato interesante es como el sesgo del optimismo presente en nuestra conducta, nos permite entender porque solo 30% de  las personas piensan que podrían ser contagiadas  con el COVID-19. Este sesgo se refiere a la tendencia que tenemos como seres humanos, en sub estimar la ocurrencia de eventos negativos como el contagio.

La situación actual, ha llevado a replantear aspectos familiares, personales, laborales, relacionados con la percepción de cuáles son las cosas importantes, el cambio de rutinas, las nuevas formas de relacionarse y comunicarse, la relevancia de la espiritualidad y la libertad, entre muchos otros aspectos.

¿Cómo influye esto en el mercado?

Uno de los tantos cambios que ha ocasionado la pandemia son los hábitos de consumo. Las cifras demuestran que mientras el gasto se contrae, hoy consumimos más y no solo productos como desinfectantes, limpiadores etc, sino a un consumo mayor de internet, de energía, de agua, de alimentos, la gente trabajando más y al parecer descansando menos, y por  supuesto estamos consumiendo más tiempo en familia.

Según Elsa María González, Managing Director at Cluster Research, estas reflexiones serán la base para los comportamientos futuros: “Los cambios drásticos en los hábitos del consumidor, invitan a replantear los negocios y a potencializar todo el ingenio para convertir estos retos, en oportunidades”.

Según González, estos cambios deben tener en cuenta la nueva conciencia individual y colectiva para que tanto los negocios como la vida personal se adapten a los nuevos hábitos.

En primera instancia, las empresas deben reflexionar sobre entregar más que beneficios funcionales o de consumo, y contribuir con lo que hacen a resolver o mejorar en algo, la vida de a quienes sirven.  

De igual manera, es indispensable tener en cuenta el nuevo valor del tiempo, la solidaridad y la familia  en la vida de las personas, por lo que los negocios deben buscar servir pensando en el otro, desde la empatía

Y por último, es innegable la trascendencia de la digitalización en la actualidad, desde el teletrabajo, los domicilios e incluso el ocio. Por lo cual es importante reflexionar acerca del reto de adaptarse a esta realidad digital y las nuevos lugares de consumo, los cuales están cada día más, en las pequeñas pantallas de  los celulares y los computadores.

También le puede interesar: Empresarios en crecimiento: Enfocarnos es la clave

 

Artículos Relacionados