Registro  /  Login

Portal de Negocios en Colombia


COLUMNA | ¿Programa de desarrollo de propietarios para las siguientes generaciones?

Hace tan solo unos días estaba con una familia empresaria exitosa de segunda generación y hablábamos sobre la forma de crear un programa de desarrollo de propietarios para la tercera generación de la empresa familiar (PDP).

Publicado: mayo 8, 2022, 10:40 am

Por Gonzalo Gómez Betancourt**

Hoy es bien sabido que para cumplir con la meta de ser perdurables en el tiempo, las familias empresarias que buscan pasar de generación a generación deben garantizar su legado haciendo uso de una de herramientas cada vez más poderosas, como crear un programa de desarrollo para sus propietarios (PDP), con el ánimo de que ellos ejerzan su rol de manera responsable y libre, pero ¿cómo hacerlo?

Hace tan solo unos días estaba con una familia empresaria exitosa de segunda generación y hablábamos sobre la forma de crear un programa de desarrollo de propietarios para la tercera generación de la empresa familiar (PDP), surgieron muchas ideas al respecto de cómo lograr que fueran responsables, comprometidos con sus empresas, y a partir de los diferentes criterios de discusión se establecieron diferentes modos para alcanzar esas habilidades, competencias y actitudes que debe tener un buen propietario de empresa.

La literatura de empresa familiar habla de la necesidad de que las familias logren trasmitir a las siguientes generaciones un legado familiar (Gómez-Betancourt, 2016), de manera que éstas mantengan su unidad y compromiso con sus empresas por generaciones (Gallo, 1985), para ello es necesario que los individuos sean buenos propietarios y miembros de familia (Carlock y Ward, 2001). Por supuesto, aquellos que trabajen en la empresa deben tener los conocimientos afines a la dirección de empresas y los que están en el gobierno, además de esos conocimientos específicos, requieren de la experiencia necesaria para guiar bien a las empresas. Hoy nos centraremos en lo que es común y deseable para todos, que es ser buenos propietarios y miembros de familia; independientemente si escogieron un proyecto de vida diferente a la empresa, siempre tendrán que ejercer su rol como accionistas, al menos mientras lo sean, y ejercer su rol como miembros de familia, pues es un rol que nunca dejará de existir.

Empecemos por responder algunas preguntas al respecto ¿qué es ser un buen propietario?, la respuesta general sería, es aquel que ejerce su rol de manera responsable y de manera voluntaria. ¿Qué es ser responsable?, es el propietario que conoce sus derechos, deberes y los ejerce al participar activamente dentro de los órganos de gobierno de la propiedad, es alguien que estudia, dedica tiempo, consulta con expertos, etc. ¿Por qué debe ser voluntario?, la voluntad es necesaria, ya que debe querer ejercer su rol de manera libre y con gusto, la libertad te la da no solo el conocimiento sino el deseo de ejercer el rol, es el deseo de querer hacer la tarea. Para que esto sea posible tenemos que entender otros conceptos, como el compromiso de la persona con sus empresas, que se gana desde la infancia por haber participado, dedicado tiempo, tomado decisiones al respecto de esa propiedad o en algunos aspectos. Sin embargo, un familiar puede estar comprometido, pero necesita que cuando ejerza su rol se haga de manera agradable, por lo tanto, debe existir unidad entre sus miembros, ya que aprendieron a estar juntos como familia y han aprendido a resolver sus problemas conversando y buscando soluciones. Para finalizar este punto, el famoso autor Covey (2005), siempre ha insistido que un buen ser humano es aquel que trabaja en cuatro frentes: Corazón, mente, cuerpo y espíritu. Vamos a partir de estas ideas para construir ese PDP, estimados empresarios cuanto antes empiecen mejor les irá.

 

  • Conocimientos técnicos: Después de entender los derechos y deberes del propietario, fácilmente se llega a la conclusión de que los siguientes son los mínimos conocimientos técnicos para ejercer ese rol: a) Gobierno corporativo: Debe entenderlo para poder diseñar la forma de dirigir y gobernar la empresa, diferenciar cuáles son los temas de la asamblea de accionistas, de la junta directiva y de los ejecutivos, de manera que sepa colocar los límites de actuación de todos los partícipes de la empresa; b) Aspectos legales: Tema fundamental para saber, pues según el tipo de sociedad que se tenga se condicionará su participación, es diferente una sociedad anónima a una S.A.S., incluso si es en el país o en el exterior; c) Aspectos tributarios, Tema increíblemente importante porque genera muchas dudas, conocer aspectos del país de origen y otros donde se tengan inversiones o el interés de tenerlas es fundamental para identificar riesgos y tomar decisiones trascendentales sin delegarlas en terceros; d) Contabilidad y finanzas: Es indiscutible que debe saber al menos leer y comprender los estados financieros e indicadores básicos de los propietarios, así como los criterios para aprobar balances o entender cómo va el valor económico de su propiedad; e) Control y riesgos: Los propietarios deben saber controlar sus empresas, al menos deben entender y hacer las preguntas relevantes a los revisores fiscales o auditores externos, también deben saber medir y entender los riesgos que está corriendo con su patrimonio al ser gobernado y dirigido por otros; f) Responsabilidad social corporativa: Cada vez es más importante entender las responsabilidades de las empresas con los demás partícipes y entender que los propietarios son uno de varios grupos de intereses, seguir pensando en esa trillada idea de la maximización del beneficio del accionista representa una falta de consciencia en la nueva era del capitalismo consciente.
  • Compromiso: Esta palabra tiene incorporados muchos conceptos, entre ellos la responsabilidad, el legado, la trasmisión a las siguientes generaciones, el albacea, o la propiedad psicológica. Para poder alcanzarlo todo inicia con a) programa de Inducción a la empresa, b) trabajo de vacaciones, c) pasantías, b) tesis o trabajos de grado, f) emprendimientos, etc.
  • Desarrollo personal: Ser un buen propietario incluye ser una buena persona, una persona virtuosa que construya, que coloque sus dones al servicio de los demás, etc. Lograr que la siguiente generación vea la riqueza de una manera natural, que esa independencia financiera sea fuente de desarrollo personal y que, por esa condición, no se sienta ni más ni menos que los demás, ¿cómo hacer para que con esa facilidad sean personas útiles, que trabajen, y que sean responsables socialmente?: a) Conocimientos de liderazgo, b) finanzas personales y de familia, c) Nociones de por qué las personas y familias son altamente efectivas, c) la vida en pareja y en familia, d) La educación de los hijos, e) Los valores familiares, y f) la necesidad de la espiritualidad en el ser humano, g) El deporte en el desarrollo de la persona. Igualmente, se necesita un mentor, usualmente son los padres, pero ya en edades adultas se puede acompañar de un especialista en este proceso de coherencia de vida.
  • Unidad: Este concepto consiste en buscar que independientemente del tema patrimonial, se pueda generar unidad familiar, a) reuniones familiares, b) actividades de ocio y culturales, c) mecanismos de resolución de conflictos, d) Oficinas familiares, etc.

No hay que dejar de lado la formación de la familia, ¡Nuestra mejor herramienta para conservar el legado!

 

**Ph.D. – CEO Legacy & Management Consulting Group.

Artículos Relacionados