El poder de la ‘inspiración’ en el liderazgo empresarial

El liderazgo que hoy requieren las empresas se logra en redes de relacionamiento, en las que confianza e inspiración son determinantes. En el contexto de la economía digital urge que las organizaciones abran paso a procesos de entrenamiento más inclusivos que potencian nuevas habilidades en los trabajadores, más allá de una concepción tecnológica.

13 de marzo de 2018

La irrupción de las tecnologías de la información y comunicaciones (TIC) en el mundo organizacional modificó el organigrama como y las demandas y expectativas de las empresas frente a sus líderes. Por lo tanto, jefe o gerente ya no son títulos que hablan de la posición de una persona en la empresa sino de las habilidades que tiene para impulsar y entusiasmar a su equipo por un propósito.

En un reciente estudio denominado “Redefiniendo el liderazgo: el futuro que queremos, el liderazgo que necesitamos” el Instituto de Liderazgo en Sostenibilidad de la Universidad de Cambridge destaca las deficiencias de las empresas para asumir un liderazgo en sostenibilidad, necesario para responder a los cambios sin precedentes traídos por la Cuarta Revolución Industrial. Entre las conclusiones menciona que el desarrollo del liderazgo no debe estar reservado únicamente a líderes senior, por lo que las empresas deben adoptar una cultura inclusiva donde este proceso involucre a todos los empleados y, a su vez, requiere estar basado en el pensamiento, los valores y la práctica.

Tal cambio de visión del liderazgo que señala el estudio de Cambridge y valida Triana,  demanda una disposición más colaborativa de los cuadros gerenciales y ejecutivos, en donde lo importante no es el ego enriquecido por los éxitos individuales de cada quien, sino la capacidad de construir un ejercicio colaborativo, de aprender de doble vía, de generar confianza como vínculo principal entre los miembros del equipo, y reconocer y respetar las emociones de quienes lo conforman como valor organizacional.  A esto último se le conoce como humanificación, un proceso de vuelta a la raíz del ser humano que se da justamente en momentos de crisis empresarial por la transformación digital que se demanda hoy.

“Se trata de poner en el centro de la transformación, primero organizacional y luego digital, el capital y el talento humano y hacer una apuesta por valorar nuevamente el mundo emocional de los colaboradores”, destaca Jessica Triana, quien diseñó “El Retorno de los Tripulantes”, un ciclo de entrenamientos a nivel nacional para líderes organizacionales, gerentes, coordinadores e interesados en el liderazgo, donde podrán comprender el proceso personal de empoderamiento necesario para afrontar los retos que demanda la evolución competitiva actual y desarrollar un proyecto de crecimiento, apoyados en una red, con el fin de ser inspiradores de sus equipos y llevarlos a lograr nuevos resultados. “Buscamos que sean los capitanes de su propio ser como líderes para que inspiren a sus equipos a crecer y lograr resultados concretos como empresa”.