Registro  /  Login

Portal de Negocios en Colombia


Bajas temperaturas pueden afectar los cultivos

Las zonas del Altiplano Cundiboyacense, Santanderes, Nariño, Cauca, Tolima, Caldas y Antioquia, han sido históricamente las más afectadas por heladas.

Ante las heladas que se han presentado en los primeros días de enero, el ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Andrés Valencia hizo recomendaciones para que los agricultores puedan enfrentarlas.

Explicó que en las zonas del Altiplano Cundiboyacense, Santanderes, Nariño, Cauca, Tolima, Caldas y Antioquia, han sido históricamente las más afectadas por heladas, causando afectaciones a pastos y cultivos.

Este fenómeno se refiere a las temperaturas menores a cero grados centígrados en zonas de montaña con altitudes superiores a 2500 metros sobre el nivel del mar, en donde las siembras tienen riesgos porque los tejidos de las plantas comienzan a sufrir daño.  De esta forma, la humedad del ambiente pasa directamente del estado de vapor a sólido o hielo.

«Los cultivos que pueden ser más afectados por las heladas son flores maíz, papa, fríjol, arveja, cebolla, habichuela, repollo, zanahoria, remolacha, entre otros», dijo el MinAgricultura, por eso, para hacer frente a las heladas que se presentan en las madrugadas en las regiones de clima frio

  • Reducir actividades de laboreo para evitar la excesiva pérdida de agua por evaporación.
  • Sembrar en aquellos lotes en donde se facilite la aplicación de riego y, en lo posible, en donde no haya historial de heladas.
  • Realizar la adecuada fertilización para que las plantas estén menos susceptibles a las bajas temperaturas.
  • Instalar pequeñas fuentes de calor distribuidas en los lotes o invernaderos, sin olvidar las medidas de precaución para evitar posibles incendios.
  • Cubrir las plantas con coberturas plásticas.
  • Humedecer el suelo al final de la tarde.
  • Cubrir el suelo de las chacras con sulfato potásico o manganeso y rastrojo para endurecer las plantas.
  • Preparar pequeños invernaderos con maderas y plástico alrededor de las plantas para protegerlas del frío intenso.

Las medidas para reducir el impacto de las heladas deben ser de corto, mediano y largo plazo:

  • Instalar sistemas de riego y de recirculación de agua o propiciar métodos de captura de aguas lluvias.
  • Propender por una agricultura ecológica, ojalá en armonía con sistemas silvopastoriles; éstos proyectan sombra y evitan que la alta luminosidad de los rayos solares deseque rápidamente el suelo.
  • Utilizar abonos orgánicos y humus para recuperar las condiciones biológicas del suelo.
  • Emplear coberturas vivas o muertas para evitar la deshidratación del suelo
  • Conservar arvenses o ciertas malezas en las calles del cultivo. Éstas evitan que los rayos del sol causen mayor impacto en la tierra.
  • Emplear fuentes compuestas como fuente de nitrógeno, evitar las fuentes simples.

En producción ganadera:

  • No dejar animales a la intemperie, pues no están acostumbrados a temperaturas bajas. Se aconseja resguardarlos en un cobertizo.
  • Construir pequeños diques en depresiones y hondonadas para recoger las aguas lluvias.
  • Construir cambuches o cobertizos para el sombrío del ganado en sabanas o praderas muy descubiertas, que eviten la deshidratación y daño en la piel de los bovinos.
  • Propiciar la producción silvopastoril para evitar futuros efectos
  • Utilizar bloques multinutricionales.
  • Disminuir la carga animal por hectárea, haciendo una mejor redistribución de los animales por potrero.
  • Establecer planes de suplementación nutricional con subproductos como: licor o afrecho de cervecería, tallo o vástagos de plátano, melaza, residuos de cosechas como zanahoria, remolacha, papa, plátano, banano, yuca, pulpas y cáscaras de frutas, henos, tamos tratados con amoníaco o úrea, torta de palmiste y subproductos de la industria de la yuca.
  • Utilizar follajes de plantas arbóreas: por ejemplo, acacia forrajera, botón de oro, sauco, «quiebra barrigo» o «nacedero» asociada a gramíneas, suplementando con una ración de forraje verde que corresponda al 12% del peso vivo del animal.

Artículos Relacionados