Proponen crear fondo mundial para cofinanciar a los cafeteros

Según la Federación Nacional de Cafeteros (FNC), US$2/libra es el precio mínimo para que los productores del grano puedan tener un ingreso digno, casi el doble que el actual.

Foto: Pexels

En la primera jornada del Segundo Foro Mundial de Productores de Café que se realiza en Brasil, el economista norteamericano Jeffrey D. Sachs propuso la creación de un Fondo Mundial para cofinanciar la sostenibilidad de los caficultores.

 El fondo sería de US$ 10.000 millones al año y se alimentaría con recursos por US$ 2.500 millones por parte de la industria, a los que se le sumarían aportes públicos y privados para inversiones directas por otros US$ 2.500 millones, desembolsos presupuestales por el mismo valor y aportes de donantes por igual monto. 

Al presentar un estudio sobre la situación de los productores, Sachs explicó que Brasil y Vietnam, como productores de 50% del café en el mundo y que han hecho inversiones importantes en mecanización y productividad, tienen un gran peso en la determinación del precio internacional: desde 1995 representan 83% del aumento de la producción mundial. 

Por lo mismo, si el real brasileño se aprecia, el precio internacional del grano sube, mientras que, si el real se devalúa, el precio del café baja, y a los niveles actuales los precios sólo son viables para los productores mecanizados, no para los tradicionales. 

Además, otros países productores, como los de cafés suaves lavados de montaña, enfrentan limitaciones, lo que incluye falta de inversión en ciencia y tecnología, para aumentar su frontera agrícola cafetera o mecanizar la recolección, lo que los pone en desventaja en la industria. En este sentido, pese a las limitaciones, Colombia ha sido ejemplo, destacó Sachs. 

Por otro lado, las crecientes temperaturas debidas al cambio climático hacen prever menores rendimientos en países y regiones como Colombia, India, Malasia y Centroamérica, lo que acentuaría no solo riesgos de deforestación, pobreza e inequidad, sino la codependencia del suministro mundial de Vietnam y Brasil. 

Todo esto hace necesario un esfuerzo conjunto de los principales actores de la industria, de forma articulada con gobiernos, para invertir en la sostenibilidad del sector caficultor, lo que, de resultar exitoso, se convertiría en un ejemplo para el mundo. 

Con gráficas, Sachs mostró que Nestlé y el Grupo JAB se reparten casi 40% de las ventas de café en el mundo, seguidos por Lavazza, JM Smucker, Kraft Heinz y Tchibo. Un total de 25 millones de familias se dedican al cultivo de café en el mundo. 

Según el gerente de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC), Roberto Vélez, US$2/libra es el precio mínimo para que los productores del grano puedan tener un ingreso digno. 

“¿Es justo el comercio cuando alguien compra su producto por debajo del costo de producción?”, agregó.

Vélez Vallejo recordó que 96% de los caficultores en Colombia son pequeños productores y que la mesa de la sostenibilidad tiene tres patas: económica, social y ambiental. “La mesa no puede sostenerse con solo dos patas: la social y ambiental. La económica también es importante”, expuso. 

El dirigente gremial también advirtió que, pese a la reciente recuperación, el precio internacional del grano alcanzó este año un mínimo de 88 centavos de dólar por libra, una cotización que no se registraba desde hace 14 años, es decir, una fracción mínima de lo que cuesta una taza de café en Nueva York, Tokio o París.

“La pobreza es el mayor depredador del medio ambiente y del tejido social cafetero”, recordó Vélez Vallejo en su intervención.