Los líderes deben asumir una orientación al servicio

La profesora del IESA, Olga Ramos, sostiene que los líderes corporativos, en un entorno VICA, deben empatizar más con las necesidades de sus equipos.

26 de mayo de 2017

Las relaciones humanas consisten en un complejo entramado de poder, jerarquía y dominación, y es por eso que, hoy en día, una de las formas más importantes y efectivas para hacer que un vínculo entre individuos funcione es la del liderazgo.

Para la profesora de  Instituto de Estudios Superiores de Administración IESA, Olga Bravo, un líder es “quien consigue articular un proyecto y logra que otros se comprometan, es quien reconoce que un líder se debe a sus seguidores y que debe generar condiciones para que el equipo pueda brillar”.

Ser líder en tiempos de crisis no es tarea fácil. Generar condiciones óptimas dentro de tanta turbulencia se ha convertido en un verdadero desafío.

La profesora Bravo asegura que se debe conocer el entorno, entenderlo y querer ser partícipe para ser eficaz. La experta agrega que esa biosfera es un campo VICA -Volátil, Incierto, Complejo y Ambiguo-.“El campo se mueve a una velocidad tremenda como si estuviéramos en un montaña rusa. Cualquier cosa puede suceder en cualquier momento. Las variables con las que tenemos que lidiar para tratar de predecir son cada vez más inescrutables y sus relaciones cada vez más complejas y, por ultimo, las relaciones parecieran cambiar de un momento a otro. Estas cuatro variables son las que nos coloca en un entorno llamado caos”.

GERENCIAR EL CAOS

El caos que está alrededor pareciera estar cubierto con una neblina muy densa y, como no se puede ver, es tarea difícil vaticinar, y sin poder predecir hay pocas posibilidades de prepararse; sin embargo, para la profesora del IESA “esto no significa que no podemos planificar, lo que tenemos que hacer es cambiar la forma en la que planificamos, a pesar de la crisis que padece Venezuela”.

Para Bravo, los elementos de mayor riesgo para las empresas son los ataques a la propiedad privada -intervenciones y expropiaciones- unos niveles de inflación “estratosféricos”, la radicalización de posiciones políticas, las restricciones de la información, una gran escasez, y la emigración de talentos.

El liderazgo tiene que ser servicio, debe conocer y entender bien su entorno y apreciar realmente a sus colaboradores.

“Es muy importante que los lideres velen por las personas, en su entorno tan complicado, para que tengan las herramientas que le permitan lidiar con esa incertidumbre, con la carencia de control”, dice Bravo.

A juicio de las experta, en las organizaciones se preocupan mucho por los paquetes salariales, porque las empresas están azotadas por la emigración de talento; sin embargo, eso no basta.

“Si revisamos las razones por las cuales la gente emigra del país es inevitable que nos topemos con la desesperanza y con la negatividad, ese sentimiento es natural en una situación como esta”, concluye Bravo.

Por: Lissi Contreras Garboza