Gobierno de Maduro criminaliza el ejercicio democrático al agudizar persecución política contra opositores, medios y ONG