¿Qué viene después de la guerra de precios?

Más minutos, más navegación por menor precio, se ha convertido en la bandera de los operadores móviles. ¿Cuál será la repercusión para el sector?

03 de enero de 2019

Hace un par de años era imposible encontrar planes de minutos e internet por menos de 90 mil pesos en Colombia. Hoy, como resultado de la guerra de precios entre los principales operadores, hay ofertas con planes de 6 gigas y voz ilimitada (incluso con llamadas al exterior) que comienzan en 55 mil pesos. ¿Qué ha pasado? ¿A qué le están apuntando los jugadores del negocio y cuáles pueden ser las repercusiones para una industria que venía con varios trimestres de crecimiento negativo?

La comodidad de los operadores de telefonía que por años han liderado el mercado ya no es la misma; la intensa competencia ha hecho que todos tengan que reducir las tarifas y se esfuercen por cautivar a nuevos públicos con una amplia oferta de  servicios. Pero, a diferencia de todas las “guerras”, en esta hay un claro ganador: el consumidor que ahora cuenta con la posibilidad de escoger el plan que se ajuste a su bolsillo y a sus necesidades de navegación y llamadas.

De acuerdo con cifras de Asomóvil, 1 de cada 2 colombianos no acceden a internet móvil y 4 de cada 5 colombianos no tienen un plan de datos que le permita hacer uso productivo del internet móvil. En este orden de ideas, la reducción de precios  contribuye a cerrar la brecha digital y esa es una buena noticia para los usuarios y la economía.

“Yo diría que estamos entrando en una dinámica de sana de competencia que no existía. Antes, los operadores más grandes no querían bajar sus precios, y eso, indudablemente, ralentizaba el desarrollo de la conectividad y la productividad en Colombia”, dice Ignacio Román, presidente de Avantel.

Ahora, el mercado se está orientando a tener planes más competitivos con ofertas de internet móvil que les permita a los  colombianos estar conectados siempre, y ello ya se refleja en un aumento en el consumo de datos trimestre a trimestre. Según datos del MinTic, entre el primer trimestre de 2017 y el primer trimestre de 2018, la base de usuarios de internet móvil  aumentó 6,9%.

“Para el Gobierno y los operadores de telecomunicaciones existe el reto de reducir la brecha digital. Estamos ansiosos por el  proyecto de ley de modernización del sector, incentivando las alianzas público-privadas para desplegar más infraestructura. Para nosotros es vital continuar conectando cada vez más colombianos con el propósito de tener proyecciones positivas de penetración en muy corto tiempo”, dice Marcelo Cataldo, presidente de TigoUne.

Y aunque todos van en la misma línea de ampliar la cobertura, reducir la brecha y ofrecer un mejor servicio, sin duda los precios se han convertido en el foco de la competencia y los consumidores se están viendo “bombardeados” por ofertas cada vez más atractivas. “En la demanda actual lo que estamos viendo es que con las nuevas ofertas de captación, la mayoría de los  clientes necesitan más de datos y esto va a hacer que busquen la mejor opción que hay en el mercado”, dice Luis Germán,  director de Mercadeo de Segmentos de Movistar.

Efectivamente, encontrar la mejor oferta es el gancho principal de los consumidores. En el mercado puede encontrarse de todo: más minutos, más gigas, más cobertura; más mensajes, más minutos, más gigas en 3G y 4G. Las ofertas varían según el operador, pero la propuesta es la misma: más por menos.

En cuanto a las repercusiones que pueda tener el sector, los directivos aclaran que la competencia continuará de tal manera que el mayor beneficiado sea el consumidor, manteniendo los ingresos del sector y ampliando la cobertura, así que los efectos no serán negativos, porque al tener precios bajos, más personas podrán acceder al uso de telefóno móvil y el siguiente paso después de la competencia en precio, será la competencia en servicios.

“Esperamos que el crecimiento del sector sea positivo, por esto trabajamos de la mano del Gobierno para crear políticas que logren beneficiar a los colombianos y llegar a cada vez más usuarios. En cuanto a la oferta, nuestra visión apunta a la  integralidad; con esto buscamos conectar a más colombianos y encaminarnos a democratizar el internet móvil y, de fondo,  beneficiar al consumidor y ese siempre es nuestro incentivo principal”, dice el presidente de TigoUne.

Por su parte, Ignacio Román, de Avantel, asegura: “estamos trabajando de cara al futuro, en digitalizar la compañía, creemos que el siguiente paso no es solo una guerra de precios, sino de servicios. La compañía está preparando su estructura y sus  sistemas para poder dar mejor servicio y dar servicios diferentes, de manera digitalizada en un futuro”.

En esta misma línea, la propuesta de Movistar apunta a ofrecer “unos servicios de valor agregado importantes que satisfagan las necesidades de nuestros clientes, y con esto esperamos cumplir todos los presupuestos y las metas que tenemos planteadas en la compañía, de aquí a cierre de año”. Por su parte, Claro el mayor operador del mercado, no se queda atrás en esta misma competencia de precios. Recientemente anunció la entrada al mercado de nuevos planes pospago con más datos de navegación para que los usuarios estén siempre conectados, ofreciendo entre 5 y 30 GB, chat de WhatsApp, Facebook y Twitter para seguir usando incluso al terminar los datos del plan, además de minutos y mensajes de texto (SMS) ilimitados a cualquier operador.