Jóvenes entre 18 y 25 años, los que menos productos financieros tienen

De acuerdo con el último informe de la Banca de Oportunidades los jóvenes colombianos son los que menos acceden al sistema financiero.

Las tarjetas y los créditos son muy valiosos siempre y cuando sepa utilizarlas

El último reporte trimestral de inclusión financiera de Banca de Oportunidades reveló que los jóvenes colombianos son los que menos productos financieros tienen en un porcentaje del 67,6%, en contraste, la población entre los 41 y los 65 años tienen el más alto de inclusión financiera en un 91%.

Del total de adultos con productos financieros, 14,6 millones eran mujeres, que corresponden a un indicador de inclusión del 81,7% y 14,3 millones eran hombres, esto es, un indicador de 84,7%.

Del total de adultos con productos financieros, 24,5 millones tenían, a septiembre, por lo menos, un producto financiero vigente de deposito o crédito, lo que representa un incremento de 1,1 millones. El nivel de uso, entendido como la relación entre la población con productos activos y la población total, pasó a 70,4% en el tercer trimestre de 2019.

Una tarea que está pendiente en el país es promover un mayor uso de los productos del sistema financiero, esta es la cuota inicial para dinamizar el intercambio entre empresas e individuos”, afirmó Freddy Castro, director de Banca de las Oportunidades.

Así van las regiones

Los indicadores de inclusión financiera más altos siguen en cabeza de las zonas Centro – Oriente, y Llanos Orientales, por encima del 87%. En contraste, las más relegadas siguen siendo las regiones de Pacífico y Caribe con un indicador inferior al 74%. Por su parte, Bogotá y Casanare, Santander y Risaralda registraron indicadores del 90%, mientras que Vaupés, Vichada y La Guajira mostraron el indicador más bajo: menos del 50%.

Las ciudades continúan punteando

Las ciudades y aglomeraciones mantienen el mayor indicador (90,8%), seguido por los municipios intermedios (73,2%) y los municipios rurales (66,7% rurales, y 55,6% rurales dispersos). La brecha en el indicador de inclusión financiera entre los municipios urbanos y rurales dispersos llegó a 35,2 puntos porcentuales.