¿Qué está sucediendo con el dólar y para dónde va?

Con un sector externo deficitario, es muy poco probable que se vean caídas en la tasa de cambio por debajo de los $3.000 en 2019.

A finales de febrero, la tasa de cambió llegó a su menor nivel en lo corrido de 2019: $3.072. En las dos primeras semanas de marzo, sin embargo, el precio de la divisa volvió a aumentar y se acercó al máximo de $3.250 alcanzado a comienzos de enero. ¿Qué está sucediendo con la divisa americana y para dónde va?

Aunque predecir su precio es casi tan difícil como pronosticar el clima, los economistas suelen analizar los fundamentales locales y externos para hacer sus proyecciones. En ese sentido, más allá de la volatilidad de corto plazo, se sabe que Colombia tiene un problema en el sector externo: importa más de lo que exporta y sus exportaciones son de bienes primarios (petróleo, carbón, ferroníquel, etc).

Según el Banco de la República, a pesar de la recuperación de los precios del crudo, el déficit en la cuenta corriente de la balanza de pagos ascendió a US$12.661 millones el año pasado. Dicha cifra se explica por la diferencia entre exportaciones e importaciones  (US$5.316 millones) y las mayores salidas de capital para retribuir la renta de Inversión Extranjera Directa (IED) y de Inversión Extranjera de Portafolio (IEP) (técnicamente conocido como renta factorial) de US$11.441 millones. El déficit se vio compensado parcialmente por las remesas de los colombianos en el exterior: US$6.100 millones.

En otras palabras, el sector externo sigue siendo una fuente de preocupación para la economía, por lo cual es muy poco probable que se vean caídas en la tasa de cambio por debajo de los $3.000, a pesar de que la Reserva Federal de Estados Unidos ha anunciado una especie de pausa en los aumentos en sus tipos de interés, lo cual habría intensificado las presiones devaluacionistas sobre el peso colombiano.

Así las cosas, según la última Encuesta de Opinión Financiera de Fedesarrollo, la proyección de tasa de cambio para los próximos tres meses se ubicó en un rango entre $3.075 y $3.160.

Otra buena noticia que ayudará a estabilizar el comportamiento del precio del dólar en el corto y mediano plazo, es el buen desempeño de la inversión extranjera directa (IED) que al 28 de febrero llegó a US$1.443 millones, lo que equivale a un aumento del 20% y se explica por los recursos que están llegando al sector minero-energético que concentra el 80,4% del total.