Educación gerencial: más experiencias y menos teoría

Los programas académicos para los altos directivos se enfocan más en las experiencias que en la teoría de las clases magistrales. 

13 de junio de 2019

Además de la práctica dentro de las compañías, la academia también juega un rol clave para el desarrollo de habilidades, por lo cual, las instituciones educativas se han convertido en aliadas ofreciendo programas para fortalecerlas.

“Más allá del mercadeo, los proyectos y las finanzas, un gerente debe desarrollar habilidades en términos de negociación, comunicación, resolución de conflictos, potencialización de su área de trabajo y eso es algo que vemos marcado en los programas gerenciales”, dice Juan Esteban Escalante, director de la Maestría en Administración y la Escuela de Administración de EAFIT.

Las instituciones han ampliado su portafolio con el fin de suplir la necesidad de los directivos. Doctorados, maestrías, especializaciones y educación continuada siguen siendo parte de la oferta educativa; sin embargo, las especializaciones y maestrías son las “reinas” de la demanda.

Según cifras del MinEducación, 4% de los estudiantes universitarios persiguen una maestría, 0,3% un doctorado y 6% especializaciones. En general, las maestrías están al alza y hay de todas las calidades y enfoques. “Hay muchas maestrías especializadas que están reemplazando lentamente a las especializaciones, impulsadas en parte porque estas últimas no son reconocidas a nivel internacional”, agrega Roberto De La Vega, Director de Posgrados del CESA.

Una tendencia en educación es la migración hacia programas más especializados, con una visión más global, donde la experiencia internacional en el programa es fundamental. “Generalmente, los altos directivos ya tienen el conocimiento de su área, lo que están buscando es programas que les ofrezcan la capacidad de adquirir nuevas habilidades y de estar al tanto de cómo están funcionando los equipos de trabajo”, Ángela María González, Directora de Programas de Administración en la Universidad Tadeo.

En esto coincide Juan Pablo Soto Zuluaga, Vicedecano de Relaciones Corporativas de la Facultad de Administración de Los Andes, quien asegura que cada vez másse replantea la forma en que aprenden los profesionales, y se está pasando de una formación magistral a hablar de experiencias de aprendizaje variadas que incorporan tecnología, juegos, simulaciones, y uso de herramientas prácticas.

“La clase magistral, e incluso la enseñanza, únicamente con casos de estudio ya se ven como elementos clásicos de aprendizaje, y estamos recurriendo a otras alternativas para mejorar el aprendizaje de quien pasa por nuestra formación”, añade.

Habilidades indispensables

Respecto a lo que necesitan las empresas, sin duda, las habilidades blandas, de las que se viene hablando hace unos cuantos años son indispensables. “El ambiente de negocios es cada vez más competitivo, lo cual nos exige estar en continua formación, y sin duda, las habilidades blandas permiten marcar una diferencia frente a otros directivos”, dice Jose Betancourt, Director Académico de la Escuela de Propietarios LSO School (Legacy School Of Ownership), agregando que estas habilidades son la base para una adecuada interacción con todos los actores de la organización.

Aspectos como la inteligencia emocional, la comunicación, un estilo de liderazgo trascendente, promover la transformación organizacional hacia la era digital y la aplicación de la ética en los negocios con una visión integral, serán cada vez más demandadas en las compañías.

En esta misma línea, Andrés Rosas Wulfers, Decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad Javeriana, complementa que las escuelas de negocios en el mundo van en dirección hacia una educación multidimensional y aunque los “business knowledge” siguen siendo un eje fundamental en la formación de los gerentes, no son suficientes; hoy se requiere de dos dimensiones: Habilidades blandas para interactuar y liderar la organización, y “Data Literacy”: la capacidad de usar la información disponible para tomar decisiones.

“Desarrollar habilidades cómo el liderazgo, la comunicación asertiva y la adaptabilidad es clave para lograr cambios organizacionales necesarios para sobrevivir”, concluye Wulfers.

Las habilidades requeridas por las empresas son pieza fundamental en la oferta y la demanda de programas gerenciales en Colombia. Estas son las opiniones de los directivos académicos respecto a las tendencias y necesidades de formación de los ejecutivos de hoy.

Captura de pantalla 2019-05-08 a la(s) 2.44.00 p. m.

Captura de pantalla 2019-05-08 a la(s) 2.44.11 p. m.