Economía creció 3% en el segundo trimestre del año

A pesar de que el crecimiento del primer semestre fue del 3,05%, por debajo de las expectativas iniciales del gobierno, la cifra entre mayo y junio fue superior a la esperada por los más pesimistas.

Foto: Pixabay

“La economía colombiana no se detiene, pese al difícil panorama internacional”, se jactó ayer el Ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, al comentar al crecimiento del 3% de segundo trimestre del año, con lo cual la variación del primer semestre fue también del 3,05%.

“El dato estuvo muy en línea con lo que estábamos esperando; la revisión del primer trimestre igualmente con lo que pensábamos en ese momento, tiene mucho sentido con respecto a las variables que estamos siguiendo y todavía estamos por debajo de lo que quisiéramos tener, pero la economía está rebotando y mejor de lo que mucha gente cree”, explicó el ministro.

Según el Dane, las actividades económicas que más contribuyeron a esta dinámica fueron:

  • Comercio al por mayor y al por menor; reparación de vehículos automotores y motocicletas; transporte y almacenamiento; alojamiento y servicios de comida crecen 4,8%.
  • Administración pública y defensa; planes de seguridad social de afiliación obligatoria; educación; actividades de atención de la salud humana y servicios sociales crecen 3,1%.
  • Actividades profesionales, científicas y técnicas; actividades de servicios administrativos y de  apoyo crecen 3,6%.

En cuanto al primer trimestre del 2019, el Dane revisó al alza la cifra de crecimiento del 2,8% al 3,1%, principalmente por las actualizaciones de actividades como: administración pública y defensa; planes de seguridad social de afiliación obligatoria; educación de mercado; actividades de atención de la salud humana y de servicios sociales e impuestos.

A juicio de Carrasquilla, si no fuera por la volatilidad externa, “estaríamos con ambiciones de más del 4% o 4,5%, pero esta situación reduce las expectativas a un punto menos, que es muchísimo dinero, pero la turbulencia ha sido enfrentada con una política fiscal bastante fuerte, una política monetaria adecuada y el país goza de unos ahorros y reservas que permiten sortear de una manera bastante cómoda cualquier eventualidad”.

Y aunque el país necesita crecer más para reducir la pobreza y generar más empleos, el 3% posiciona a Colombia como una de las economías que más crece en la región. Según las proyecciones internacionales, el promedio de América Latina será de 0.6% mientras que el país estará ligeramente por encima del 3%.

Opinan los analistas

Bancolombia: “Creemos que este reporte contiene una serie de buenas noticias. La primera es que se confirma que la tendencia de recuperación de la actividad no solo se ha consolidado, sino que lo ha hecho a un ritmo más acelerado que lo que preveíamos nosotros y la mayor parte de los analistas. La segunda es que este resultado se dio en un entorno de creciente incertidumbre en la economía mundial y en los mercados financieros, lo que pone de relieve que Colombia está en un punto del ciclo económico más constructivo que la mayor parte del mundo emergente y la región. La tercera noticia es que el mercado interno, y en particular el consumo, son la principal palanca de demanda que sostiene la recuperación”.

Banco de Bogotá: “Los resultados del PIB del segundo trimestre confirman que la economía continúa con una recuperación todavía modesta. Pese a que todos los sectores se ubicaron en terreno expansivo, la construcción y ahora la industria, continuaron como lastre al desempeño de la actividad. En perspectiva, ratificamos nuestra proyección de crecimiento de 3.0%, apenas 0.2 puntos porcentuales por encima del acumulado de los últimos doce meses. De cara al segundo semestre, la actividad continuaría con un débil repunte acentuado por la volatilidad que experimenta la tasa de cambio, que no solo afecta la demanda de bienes durables, sino que podría extenderse a sectores como la industria por los efectos adversos en la inversión”.

BBVA Colombia: “Los datos disponibles para el tercer trimestre y el resto del año son escasos aún, si bien se puede hacer un balance de la dinámica que traen algunos indicadores hasta mediados del año. En general, los indicadores más relacionados con el consumo anticiparían la imposibilidad del gasto de los hogares de acelerarse más en los próximos trimestres y abogarían por una estabilización o desaceleración de sus cifras. De esta forma, la contribución positiva de la demanda interna y las exportaciones no tendrían un espacio de acelerarse en lo que queda del año. Así, la variación de 3,0% que ya presentó el PIB en el primer semestre no parece ser muy diferente a la variación que tendría el PIB en la segunda mitad del año, con lo cual, el crecimiento de todo 2019 se ubicará en un número cercano al 3,0%, según nuestras expectativas”.