Duro revés económico para el gobierno: Corte tumbó Ley de Financiamiento

“Perdemos el 10% de nuestra capacidad de generación de ingreso de un tanganazo”, dijo el Ministro de Hacienda. Por 6 votos contra 3 el alto tribunal declaró su inconstitucionalidad por vicios de forma, a partir del 1 de enero de 2020.

La Corte tumbó la Ley con 6 votos a favor y 3 en contra, alegando vicios insubsanables en su trámite y aprobación en el Congreso.

Advertido de la inminente declaratoria de inconstitucionalidad de la Ley de Financiamiento, a comienzos de octubre el ministro de Hacienda y Crédito Público, Alberto Carrasquilla, explicó que un fallo en ese sentido le costaría cerca de mil billones de pesos al país.

Ayer la Corte Constitucional tumbó la Ley en su totalidad con 6 votos a favor y 3 en contra, alegando vicios insubsanables en su trámite y aprobación en el Congreso.

«Una vez adoptada la inexequibilidad se determinó la necesidad de modular sus efectos; la decisión será a partir del primero de enero de 2020 puesto que si no ocasionaría un vacío en el recaudo para este año», señaló la presidenta de la Corte, Gloria Stella Ortíz.

A pesar de que el gobierno podría tramitar una nueva ley entre hoy y el 31 de diciembre del 2019, lo cual no luce nada fácil, el fallo constituye un duro revés no solo para el gobierno sino para el lobby que hicieron los principales gremios de la producción, encabezados por la Asociación Nacional de Empresarios, Andi.

“Una eventual caída de la Ley de Financiamiento sería extremadamente grave para la economía”, había dicho el Presidente de la Andi, Bruce Mac Master, quien ayer reaccionó al fallo de la Corte señalando: ante la decisión de la Corte de declarar inexequible la Ley de Financiamiento hacemos un llamado al Congreso y Gobierno a tramitar en forma expedita las normas que permitan reemplazar las que perderían vigencia buscando estabilidad jurídica efectiva para la inversión.

Vea también: Gremios defienden la reforma tributaria: http://gerente.com/co/gremios-alarmados-por-eventual-caida-de-la-reforma-tributaria/

En iguales términos se expresó Fenalco. “Este nuevo panorama genera un ambiente de inseguridad jurídica y seguramente impactará de manera negativa la economía que empezaba a retomar el camino de crecimiento”, aseguró Jaime Alberto Cabal, presidente del gremio de los comerciantes.

“Lamentablemente la decisión de la Corte llega en momentos en que el sector empresarial ya había asimilado el nuevo horizonte que fijaba la ley de Financiamiento, cambiar las reglas de juego en este momento no es una buena señal para la inversión extranjera”, agregó.

Pero, ¿qué había llevado a Carrasquilla a afirmar que la caída de la Ley tendría consecuencias desastrosas para la economía?

Según los cálculos del funcionario, había dos escenarios: el primero sería el de la seguridad jurídica. “Nadie va a volver a creer en una reforma tributaria ni ley de financiamiento, dado que, cumplidos todos los requisitos como lo han certificado los secretarios tanto de la Cámara de Representantes, como del Senado de la República, se cumplieron todos los procedimientos regulatorios y reglamentarios”, sostuvo Carrasquilla. 

Traído a valor presente, el funcionario señaló que le costaría cada año 1.5 puntos del PIB de crecimiento.

El segundo escenario, de acuerdo con Carrasquilla, es el de los efectos de crecimiento inherentes a la Ley de Financiamiento, pues estos desaparecerían.

“Ese segundo efecto de crecimiento también tiene un costo y si sumamos, el efecto combinado, año tras año, hasta el 2030, eso nos da el equivalente a un PIB anual de Colombia. Perdemos el 10% de nuestra capacidad de generación de ingreso de un tanganazo”.

De acuerdo con la firma consultora EY, que la Corte haya decidido que los efectos de la inconstitucionalidad se diferirán hasta el 1 de enero de 2020, y que las situaciones jurídicas consolidadas en virtud de la Ley de 1943 deben respetarse, implica que la Reforma Tributaria de 2018 debería ser aplicable por este año (hasta el 31 de diciembre de 2019), dando un corto tiempo para que el Congreso aprueben una nueva normativa tributaria que podría ratificar la Ley 1943 o introducir cualquier otro tipo de medidas que modifiquen las normas tributarias colombianas.

“En caso de que durante 2019 una nueva reforma no sea aprobada por el Congreso, la decisión establece que, a partir del 1 de enero de 2020, el régimen tributario existente antes de la Ley 1943, el cual había sido modificado o derogado por ella, entraría de nuevo en vigor”, agrega el análisis.

A juicio de los expertos de la firma, se espera que el Gobierno colombiano tome medidas pronto, probablemente introduciendo una nueva propuesta de reforma tributaria (ya sea para reproducir la Ley 1943 o para emitir un nuevo conjunto de normas tributarias).