¿Hay discriminación laboral ligada a la maternidad en Colombia?

Según cifras de la OIT, cerca de 830 millones de mujeres trabajadoras en el mundo, no cuentan con protección a la maternidad y el 34,4% del total de mujeres se beneficia de una licencia legal obligatoria.

Foto: rawpixel.com from Pexels

En el último informe de mercado laboral de Fedesarrollo en alianza con Acrip Bogotá y Cundinamarca se identificaron los principales efectos de la maternidad sobre la situación laboral de las mujeres y un diagnóstico de los sistemas de protección a nivel mundial y en Colombia.

«Los sistemas de protección para la maternidad son de gran importancia dado que buscan garantizar la salud de las madres y sus hijos, además de prevenir la discriminación de las mujeres en el mercado laboral. Las brechas existentes entre hombres y mujeres en participación laboral, desempleo y salarios pueden explicarse por diferencias en educación, preferencias, exclusión o por otros factores culturales a los que se les suma la maternidad», dice el informe.

Según cifras del Dane, en 2018 la tasa de desempleo de las mujeres con al menos un hijo fue del 13,1%, superior en 0,4 puntos porcentuales a la tasa de desempleo del total de mujeres, y 3,4 puntos porcentuales superior a la tasa de desempleo nacional. A esta situación se suma que las mujeres con hijos menores de cinco años dedican en promedio 12,8 horas diarias a algún tipo de trabajo no remunerado. (Lea también: ¿Es costoso pagar la licencia de maternidad para una empresa?)

Por otra parte, la tasa de participación laboral de las mujeres con entre 15 y 24 años fue del 44,1% en 2018, 15,8 puntos porcentuales menor que la de los hombres; un dato importante, ya que aproximadamente el 66% de las mujeres están en ese rango de edad cuando dan a luz a su primer hijo.

Como respuesta a los efectos negativos sobre la empleabilidad de las mujeres que tiene la discriminación ligada a la maternidadla OIT ha dado lineamientos para la implementación de sistemas de protección a los períodos de embarazo y lactancia, en donde establece sus formas de financiamiento, la duración de las licencias, las prestaciones monetarias a las que hay lugar, entre otros.