Construir reputación en la empresa, un propósito diario

Tener una buena reputación puede determinar el éxito o el fracaso de una empresa. Para ello, deben alinearse los valores y principios de la compañía con los de sus empleados y administradores.

04 de abril de 2019

Hoy en día la reputación ha adquirirdo aún más fuerza de la que podía tener antes. Con el acceso a las redes sociales y la propagación casi en tiempo real de las noticias, las empresas han tenido que trabajar en mantener un actuar de acuerdo a lo establecido socialmente para no caer en el desprestigio.

De acuerdo con Iván Sánchez, Chief Strategy Officer de Dentsu Aegis Network en Colombia, la preocupación por tener o no una buena reputación es casi que una obligación para las empresas, si realmente quieren ganar el resto de sus usuarios y, por ende, mantener sus ventas o incluso su propia existencia.

“Es tan importante la reputación que existe empresas dedicadas a medirla, existe el Instituto de la Reputación al cual las empresas le pagan precisamente para medir su reputación, evaluarla y poder determinar qué cambios se deben hacer internamente que garanticen ser bien vistos socialmente”, asegura Sánchez.

Además, para el experto, construir una buena reputación no solo se trata de una política de una marca en particular sino que las personas involucradas también deben alinearse con los mismos principios. “De nada sirve tener una empresa o una marca con buena reputación si no somos buenas personas o actuamos diferente a lo que profesamos en nuestra compañía, se trata de tener siempre el mismo propósito”, afirma.

En este sentido, Sánchez determinó tres puntos que son esenciales para construir reputación en una empresa:

Integridad: Las empresas tienen la responsabilidad de establecer su reputación alineando sus principios con los de las empresas. Por ejemplo, AirBnb estableció una política de inclusión y la idea es que cada persona que ofrece su casa para que otros se queden en ella, debe respetarlo.

Aprovechar las oportunidades: Si una marca tiene claro su propósito de existencia y está alineado con su reputación, puede aprovechar cada oportunidad para dar a conocer lo que está haciendo. El caso de Lego, por ejemplo, busca que las personas incentiven su creatividad.

Asumir la responsabilidad: La cadena de comida rápida Kentucky Fried Chicken lanzó una promoción para que los usuarios que cumplieran unas condiciones ganaran un combo de pollo gratis. Sin embargo el alcance fue tal que la compañía no pudo suplir la demanda y tuvo que disculparse con sus usuarios.

Con estos ejemplos, el experto asegura que siempre se debe asumir las responsabilidades de los actos que se cometen, buenos o malos, porque eso contribuye al crecimiento y mantenimiento de la buena reputación.